Una mujer denuncia a una clínica que no le detectó un tumor

Antonia Montero denunció ayer a la Clínica Salus de Benalmádena por una presunta negligencia médica en la detección de un cáncer por el que tuvieron que extirparle una mama y los ganglios de la axila izquierda y por el que todavía está de baja, después de un largo tratamiento de quimioterapia.

Esto le ocurrió el pasado 2006 después de llevar más de 15 años sometiéndose a revisiones periódicas. Pero una de ellas, precisamente la última, no fue realizada correctamente, según afirma la mujer, de 56 años.

Según se desprende de la demanda presentada ayer en primera instancia, Antonia se sometió a una revisión en el mes de octubre de 2005. "Tras insistir y llamar a la clínica, los resultados se le comunicaron vía telefónica, trasladándole a la paciente que todo está bien".

Pero la sorpresa vino un año después, cuando la mujer acudió a una nueva revisión en la misma clínica. En ese momento, el médico le detectó un tumor demasiado grande para que se hubiera desarrollado en un año. "El médico me pidió las placas extrañado y yo las pedí a la clínica, cuando me las dieron el médico vio que estaban veladas", cuenta Antonia.

Después de ese momento, su vida ha sido un calvario de operaciones, tratamientos y rutas hospitalarias, como también recoge la demanda formulada por su letrado, José Ignacio Francés.

Este diario llamó ayer a la Clínica Salus, aunque no pudo contactar con la dirección o el equipo médico que no se encontraban en el centro en ese momento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios