Una mujer planeó con su hijo y dos compinches el secuestro de su pareja

  • Las investigaciones han determinado que la detenida, compañera sentimental del empresario secuestrado el 26 de diciembre en Málaga, contactó con otras dos personas para llevar a cabo el secuestro

La compañera sentimental del empresario secuestrado el 26 de diciembre en Málaga capital ha sido detenida, junto a su hijo y otros dos individuos de 23 y 53 años de edad, como presuntos autores de un delito de detención ilegal.

Las investigaciones, según informó la Policía Nacional, han podido determinar que la detenida, que usaba una identidad falsa y mantenía una relación de afectividad con la víctima desde hacía dos años, contactó con dos de los ahora detenidos para realizar el secuestro en el mismo domicilio donde la pareja convivía junto al hijo de ella, también arrestado.

Los hechos se desarrollaron el pasado día 26 de diciembre cuando, según indicaron en un comunicado, la detenida facilitó la entrada al domicilio a dos individuos encapuchados que exigieron la entrega de dinero en efectivo a la víctima, primero de 160.000 euros y posteriormente de 120.000.

Para garantizarse el pago, uno de los encapuchados abandonó el lugar simulando el secuestro de la detenida como garantía de pago, y dejando en el domicilio al otro individuo custodiando al secuestrado y al hijo de la detenida, de 18 años.

La operación, conocida como Concha Espina, se inició debido a unas llamadas telefónicas que la víctima realizó a dos de sus empleados y en las que les solicitaba que le llevaran a su domicilio, de forma urgente y en efectivo, 160.000 euros, en primer lugar, aunque después se conformaran con 120.000.

Durante la conversación, la víctima proporcionó datos que hicieron pensar a los agentes de Policía en la posibilidad de que estuviera sufriendo un secuestro. Por tal motivo, se montó un dispositivo policial en las inmediaciones del domicilio del empresario que dio como resultado la puesta en libertad de esta persona, la detención de cuatro individuos -tres hombres y una mujer- y la práctica de dos registros domiciliarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios