El plan municipal para reurbanizar Carretera de Cádiz mantiene 4 carriles

  • El proyecto del Ayuntamiento prevé dos viales por sentido, uno de los cuales podría ser reservado para autobuses · El grueso de la actuación se pospone a la apertura del bulevar sobre las vías del AVE

Comentarios 2

Tras varios meses de espera, el Ayuntamiento de Málaga ya ha perfilado su plan para reurbanizar Carretera de Cádiz aprovechando la construcción de la línea 2 del Metro. El proyecto, en el que se están limando algunos detalles de la fase arquitectónica, podría ser presentado a la Junta de Andalucía antes de finales de año y aboga por mantener cuatro carriles abiertos al tráfico, con la posibilidad de que dos de ellos -uno por sentido- sea reservado en exclusiva para el paso de autobuses.

La medida supone una reducción de tres viales con respecto a la actual traza del eje compuesto por las avenidas Velázquez y Héroe Sostoa, aunque es mucho menos ambiciosa que la propuesta redactada por el arquitecto Agustín Benedicto y el ingeniero Javier Bustinduy por encargo de la Consejería de Obras Públicas. Esta iniciativa, cuya viabilidad estaba a expensas de la determinación municipal, al ser el Consistorio el competente en la ordenación de tráfico, planteaba la posibilidad de eliminar en su integridad el tráfico de paso, permitiendo únicamente el acceso a residentes, vehículos de emergencia y servicios municipales.

Frente a lo ambicioso de la idea defendida por el Gobierno andaluz, los estudios realizados por el área de Movilidad en los últimos meses han sido algo más conservadores en cuanto a la supresión de vehículos, en un escenario por el que transitaban unos 80.000 coches diarios. A este respecto, el concejal de este departamento, Juan Ramón Casero, subrayó que el descenso de tráfico que se va a lograr con la actuación "será importante". No obstante, vinculó cualquier intervención en Carretera de Cádiz a que previamente haya sido ejecutado el bulevar sobre el soterramiento de las vías del AVE, que en estos momentos está en fase de proyecto, aunque confió en que a lo largo del próximo año sean factibles las primeras acciones.

De acuerdo con las estimaciones de Movilidad, la apertura de esta nueva avenida urbana es indispensable para plantearse la eliminación de algunos de los carriles actuales en Avenida Velázquez. Casero consideró que la propuesta que se va a llevar a la Junta es "razonable" y va en la línea de minimizar el tráfico "en la medida de lo posible" y "habrá más espacio para los peatones". Otros beneficiados con la obra propuesta por el equipo de gobierno serán los que hacen uso de la bicicleta, ya que la nueva traza incluirá un carril exclusivo para estos vehículos.

Una de las grandes novedades del estudio municipal es la supresión de las separaciones que en estos momentos hay entre las aceras y los carriles abiertos al tráfico. La idea es que todo el ancho de la avenida discurra a un mismo nivel, distinguiéndose la frontera entre unos usos y otros mediante un cambio de color en el pavimento y los viales podrían ser delimitados respecto a la zona peatonal con jardineras.

Pero no todos los espacios de Carretera de Cádiz tendrán una actuación semejante. Los técnicos responsables del análisis municipal han dividido el eje, de más de 3 kilómetros de longitud, en cinco tramos diferentes, a cada uno de los cuales da una solución específica. Precisamente, uno de los aspectos en los que se hace más hincapié es en las intersecciones de la vía con las calles perpendiculares, sin que se descarte la colocación de nuevas rotondas.

Otra asignatura pendiente a la que se quiere dar respuesta es a la escasez de aparcamientos, que se incrementará una vez se ejecute la reurbanización. Es por ello, que en el estudio se analizan algunas posibles localizaciones que, por sus dimensiones, puedan albergar parking subterráneos.

Una vez el documento sea entregado a la Junta, deberán darse los pasos para conocer el compromiso de la Administración autonómica en la financiación de la propuesta, cuyo coste no fue precisado. El compromiso asumido en su día por la entonces consejera de Obras Públicas, Concepción Gutiérrez, era pagar la actuación siempre que supusiese una mejora en la calidad de vida de los vecinos del entorno, donde habitan más de 120.000 personas, y una apuesta por el peatón sobre el vehículo privado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios