Ningún municipio ha adaptado aún el urbanismo a lo que exige la Junta

  • El último balance de Obras Públicas constata la lentitud con la que los ayuntamientos de la provincia están revisando sus planes generales · 39 de las cien localidades tienen el documento todavía en avance

Comentarios 1

La revisión del urbanismo de la absoluta totalidad de municipios de la provincia de Málaga sigue estancada. La paralización en la redacción de los nuevos planes generales de ordenación urbanística (PGOU) es tal que ni uno solo de los cien ayuntamientos existentes en la provincia ha adaptado aún el documento a las exigencias marcadas por la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA), que entró en vigor en enero de 2003, según se constata en el último balance de la Consejería de Obras Públicas con fecha de ayer.

Esta realidad pone de manifiesto la evidente demora de los consistorios a la hora de reformar los planeamientos locales, que, según los plazos fijados por la Administración autonómica, debían haber aprobado de manera definitiva sus nuevos documentos antes de enero del pasado año, algo que no ocurre en ningún caso.

Aunque la causa de este retraso no se sitúa tanto en la desidia de los responsables técnicos y políticos como en las numerosas modificaciones desarrolladas por la institución regional en la normativa a lo largo de los últimos años. Un proceso que está obligando a la totalidad de las localidades a readaptar sus previsiones iniciales de acuerdo con las nuevas exigencias autonómicas.

Los datos de Obras Públicas indican que sólo tres municipios malagueños tienen aprobado de manera definitiva su plan: Montejaque, Riogordo y Benalmádena, aunque en este último caso data de 2003. Sin embargo, esa misma información subraya que ninguno de ellos está adaptado plenamente a la LOUA, lo que, previsiblemente, va a obligar a esos municipios a realizar variaciones. En esta fase de tramitación del planeamiento la Junta no incluye a La Viñuela, a pesar de que el equipo de gobierno de este pueblo publicó la aprobación definitiva del documento en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) argumentando el silencio administrativo del Gobierno andaluz, que ha recurrido esta medida.

Según la Junta, el estado de tramitación del PGOU de esta localidad de la comarca de la Axarquía es el de aprobación inicial, formando parte de un paquete en el que hay otras 30 localidades, entre ellas Málaga capital. Otros siete municipios (Villanueva del Rosario, Comares, Cortes de la Frontera, Fuengirola, Fuente de Piedra, Guaro y Macharaviaya) tienen su plan aprobado de manera provisional. En ambos casos, el momento actual es especialmente delicado, por cuanto se pueden ver obligados a readaptar los documentos a las directrices marcadas por Obras Públicas en aspectos tales como los límites de crecimiento en suelo y población, que aún no están del todo concretados.

Algo más de flexibilidad tienen los 39 ayuntamientos con el documento en avance, ya que en la fase previa a la aprobación inicial pueden ajustar el contenido y las actuaciones. Este hecho hace prever un largo calendario de tramitación para estos pueblos, que podría prolongarse, en el mejor de los casos, a lo largo de todo 2008. Asimismo, hay otras nuevas localidades que, según la Junta, acaban de iniciar los trabajos.

A los numerosos cambios de rumbo protagonizados por la Junta se suma el efecto que los nuevos planes de ordenación del territorio (POT) impulsados en los últimos años tienen sobre los municipios. Tras la aprobación de los documentos relativos a la Axarquía y la Costa del Sol occidental, trece municipios, los localizados en el área metropolitana de Málaga siguen pendientes de la planificación diseñada para este espacio geográfico. Precisamente, los responsables municipales de estos ayuntamientos han justificado de forma reiterada su tardanza en revisar los planes generales en la ausencia del documento supramunicipal, que ya ha sido presentado oficialmente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios