Los municipios ingresan 630 millones por IBI, un 59% más que antes de la crisis

  • La recaudación por plusvalías se dispara un 257% hasta alcanzar los 70,3 millones de euros

Las familias han atravesado la gran crisis y sus secuelas en el mercado laboral teniendo, además, que hacer frente a una creciente presión fiscal de sus ayuntamientos. La recaudación municipal derivada de los principales tributos locales ha alcanzado cotas históricas. El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) que grava la posesión de una vivienda inyecta 630 millones de euros a las arcas de los municipios de la provincia de Málaga. Esta cantidad supone un 59% más que en 2008 cuando se recaudaron 396 millones de euros por este concepto.

Los ayuntamientos veneran el IBI. Representa el 70% de su recaudación anual por impuestos locales y el índice de morosidad es muy inferior a cualquier otra tasa o tributo, en coherencia con un principio tan sagrado para la sociedad española como es tener una casa en propiedad.

720euros. Importe del recibo medio por IBI más caro que se paga en la provincia. Corresponde a Marbella

El fabuloso incremento de la recaudación por IBI durante los años de crisis tiene varias explicaciones: han coincidido revisiones catastrales que han elevado el valor de referencia de las casas, se han emitido más recibos y ha mejorado la gestión recaudatoria, se han diferenciado los usos de los inmuebles y, por supuesto, ha subido. Muchos ayuntamientos han llevado hasta el tope que les permite la ley el tipo de gravamen que aplican para calcular el impuesto.

Desde 2008 a 2015 el número de recibos que han emitido los ayuntamientos de Málaga ha pasado de 1,2 a 1,4 millones. El incremento en este caso ha sido del 15%, mientras que la recaudación por este concepto ha subido un 59% en el mismo periodo. El resultado final es que si en 2008 el recibo medio del IBI que se pagaba en la provincia era de 317,4 euros, ahora alcanza los 437,3 euros por vivienda. Es decir, el promedio de subida por contribuyente ha remontado un 37%.

Juan Manuel Ruiz Galdón, profesor de la Universidad de Málaga y gerente de Gestrisam, entidad que se ocupa de la recaudación de tributos y tasas locales en la capital, subraya en un artículo académico cómo el IBI "ha soportado los años de crisis sin debilitar las arcas públicas municipales". "A nivel nacional ha aliviado la caída de otros impuestos y tasas, así como las transferencias que recibían los ayuntamientos para inversiones". En resumen, este impuesto ha sido la puerta de escape de los alcaldes durante estos años para amortiguar ajustes y recortes.

Si se observa cómo ha evolucionado la recaudación (cuota líquida) y el importe del recibo medio se pueden intuir los movimientos que unos y otros conceptos han experimentado, pero, sobre todo, permite corroborar que la tentación ha sido generalizada, sin grandes diferencias por colores políticos. En algunas ocasiones, además, el aumento ha sido más moderado porque partía de un tipo de gravamen tan alto que ya no daba más de sí, mientras que las subidas más disparatadas se han localizado en municipios pequeños que aplicaban en 2008 coeficientes muy bajos y, pese al incremento, todavía cobran un recibo medio muy modesto.

Marbella, por ejemplo, tiene el recibo medio de IBI más caro de la provincia: 720 euros, frente a los 449 euros que costaba en 2008. El aumento ha sido del 60%, mientras que la recaudación global por este concepto se ha elevado a 123 millones, un 68% más.

Benalmádena es, con 595 euros, el segundo municipio de Málaga con la cuota media de IBI más elevada. En este periodo el promedio que se paga por vivienda ha subido un 23%, sin embargo, la recaudación se ha elevado un 60%, hasta los 44,7 millones. La tercera localidad en esta clasificación es Torremolinos con un recibo medio de IBI de 581 euros por casa. Esta cantidad supone un 32% más que en 2008. En el mismo periodo la recaudación por IBI en Torremolinos ha crecido un 51% hasta los 41 millones. Detrás aparece Alhaurín de la Torre, con un promedio de 555 euros por recibo (52% más que en 2008), mientras que los ingresos globales por este concepto han experimentado una subida del 73%, hasta alcanzar los 10,9 millones.

En términos proporcionales las subidas más acusadas del importe medio que se paga por IBI se localizan en Cartajima (209%), Casarabonela (164 %) y Humilladero (127), con recibos medios por vivienda que oscilan entre 123 y 289 euros.

La evolución del impuesto que grava las plusvalías (incremento del valor de terrenos de naturaleza urbana, IVTN) es todavía más espectacular, aunque su peso en las arcas municipales es significativamente inferior al del IBI. Entre 2008 y 2016 ha remontado un 253%, según los datos que maneja el Patronato Provincial de Recaudación, que gestiona por delegación municipal tributos y tasas de la práctica totalidad de los ayuntamientos de Málaga con la salvedad de la capital. Las plusvalías reportaron el año pasado 70,3 millones de euros, frente a los 19,9 de 2008. La crisis y el crack del negocio inmobiliario apenas han tenido impacto en la evolución de un impuesto que pesa sobre la compra venta de inmuebles. Solo en 2011 experimentó un ligero retroceso. Todos los demás ejercicios ha crecido y algunos años de forma muy acusada, como sucedió en 2015 ,que pasó de 52 a 67 millones.

Los ingresos municipales gestionados por el Patronato de Recaudación por IAE (que se aplica a negocios que facturan más de un millón de euros) han subido un 31% en entre 2008 y 2016, hasta alcanzar los 9,2 millones de euros, mientras que el impuesto que pesa sobre los vehículos (IVTM) permitió el ejercicio pasado recaudar 39,4 millones de euros en la provincia (sin la capital), es decir un 11,6% más que en 2008.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios