La naturaleza llevada al arte

Cuando apenas era una niña Isabela Palau ya tenía claro que dedicaría su vida al arte. Con sólo 4 años ya pintaba y esa afición llegaría a convertirse con el tiempo en su auténtica pasión. Estudió Magisterio pero nunca llegó a ejercer su profesión. Lo suyo era el arte y comenzó fabricando tapices. "De ahí me surgió la idea de hacer esculturas porque en realidad eso es lo que siempre me ha gustado", asegura la artista. Pero la mayoría de su obra la ha centrado en la pintura porque "la escultura no se vende mucho". Sus cuadros han estado expuestos en Suiza, Holanda, Marruecos y EEUU. Aunque desde el pasado 19 de junio la galería Isabel Hurley de Málaga exhibe una exposición de esculturas de la artista denominada Jardín del Cosmos que estará abierta al público hasta el 2 de agosto. "La exposición se basa en los bocetos que realizó hace muchos años. Son 42 esculturas sobre las que se proyectan un vídeo que permite darles vida", aseguró. Es el inicio de un proyecto personal de Isabela que pretende completar la colección con 365 esculturas "como el número de constelaciones que hay". Toda su obra, tanto la pictórica como la escultórica, está relacionada con la naturaleza por la enorme devoción que siente por ella. / R. garrido

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios