El negocio de los uniformes

  • La vestimenta de ciertos colegios concertados sólo se puede comprar en un único punto y a precios caros · La Unión de Consumidores dice que esa imposición es ilegal

Comentarios 8

"¿Por qué tengo que pagar el pantalón del uniforme el doble o el triple de lo que me costaría uno igual en otra tienda y estar obligado a adquirirlo sólo en un punto de venta?". La pregunta se la hacían ayer un par de padres que tienen a sus hijos escolarizados en dos colegios concertados de la capital. Algunos de estos centros educativos establecen la exclusividad de la venta bien en el propio colegio o en un comercio concreto pese a que según la Unión de Consumidores es ilegal y a que la Delegación de Educación insiste en que el uniforme no es obligatorio ni en los centros públicos ni en los concertados.

Pero la realidad es diferente. Lo demuestra la circular de un colegio concertado de la capital: "Durante el curso escolar 2010/2011, todo el alumnado desde segundo ciclo de Educación Infantil hasta cuarto de ESO inclusive deberá asistir a clase con el uniforme del colegio. Salvo los zapatos, que han de ser de color negro o azul marino y que podrán adquirir en el establecimiento que consideren más oportuno, el resto del uniforme completo únicamente estará a su disposición en la tienda ubicada en el colegio". Esta realidad implica que algunos padres tienen que pagar 60 euros por algo que podrían comprar a 20 ó 30. "El doble o el triple sólo porque lleva un escudito", se quejaba otro padre.

El presidente de la Unión de Consumidores (UCE), Jesús Burgos, asegura que la exclusividad de la venta del uniforme en un punto concreto contraviene la Ley Orgánica de Educación. "La imposición no es legal. Los colegios dirigen a los padres a que compren en un establecimiento en el que tienen algún interés comercial", asegura. Pero pese a que es ilegal según la UCE, esta organización admite que recibe pocas quejas por los uniformes. "Los padres no suelen reclamar por no enfrentarse al centro en el que están escolarizados sus hijos".

Más allá de la exclusividad en la venta de la vestimenta, la Delegación de Educación recuerda que no es obligatorio el uso del uniforme ni en los centros públicos ni en los concertados. Los niños pueden ir vestidos como quieran. "Es competencia del consejo escolar establecer un uniforme, lo que no obliga a su uso", precisó un portavoz de la Delegación. Según Educación, los padres están en su derecho de llevar a los niños sin uniforme y a presentar una queja al consejo escolar por un acuerdo de exclusividad con un comercio determinado. Pero la administración educativa ya no entra en si existen esos acuerdos. Eso es competencia de Consumo.

Un representante de una organización de consumidores apuntaba que la exclusividad puede traer aparejada una comisión con la que "se financian actividades del colegio" en cuestión.

Un directivo de un centro concertado reconoció ayer que una empresa ubicada dentro del mismo edificio del colegio vendía en exclusiva los uniformes. Para defender esa práctica se preguntaba con ironía: "¿Que lo vendan El Corte Inglés o Eroski está justificado y si lo vende otra empresa no?" Además, argumentaba que poder adquirirlo en el mismo colegio es una comodidad para los padres.

Los únicos centros que pueden imponer un uniforme son los privados. Pero Educación aclara que incluso esos colegios están obligados a recoger esa exigencia en sus reglamentos para que los padres sepan de antemano a qué gastos tendrán que enfrentarse si escolarizan allí a sus hijos.

Desde la UCE se anima a los padres a presentar la correspondiente reclamación y se garantiza, en caso de que así lo deseen, el anonimato. La vicepresidenta de la Asociación de Consumidores y Amas de Casa Al Andalus, María Huelin, no cree que en los casos de venta en exclusiva puede hablarse de vulneración de las normas de libre competencia pero insiste en que los precios están "sobredimensionados" y anima a los padres a impulsar desde las ampas el uso de uniformes genéricos, "sin escuditos", para abaratar su coste.

Porque ese es otro matiz. El escudo. Eduardo Caro, presidente provincial de Fecapa, organización que agrupa a asociaciones de padres de escuelas públicas y concertadas, recuerda que hay casos en los que el centro tiene el copyright del logo y que éste es nacional. Caro defiende que el diseño y la comercialización del uniforme permite controlar la calidad y justamente ese copyright. Además, en contra de lo que afirma Educación, sostiene que si el consejo escolar lo aprueba, los alumnos deben llevar una vestimenta específica.

Pero algunos padres empiezan a criticar la situación y ven en los uniformes "un negocio".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios