La noria del puerto adelgaza a la mitad

  • La atracción, localizada en el puerto de Málaga, funciona ya con 21 cabinas, frente a las 42 con las que inició su actividad

  • La promotora arguye una reducción de la demanda por horas

La noria, al inicio de su actividad, con 42 cabinas. La noria, al inicio de su actividad, con 42 cabinas.

La noria, al inicio de su actividad, con 42 cabinas. / j. albiñana

A simple vista algo ha cambiado. Sí, la forma sigue siendo circular. Sí, su altura alcanza los 70 metros en vertical. Pero poco tiene que ver hoy la noria-mirador instalada en Muelle Heredia con la que arrancó su actividad a finales de agosto de 2015. Y cuando el espectador fija con algo más de atención su mirada, se percata de que la distancia entre cabina y cabida es mucho más apreciable. Algo del todo lógico si se tiene en cuenta que la empresa promotora de la atracción, Mederyt, ha retirado casi la mitad de los vagones de los que en origen tenía la estructura. De los 42 se ha pasado a 21 desde la pasada semana, expusieron fuentes de la empresa encargada de su explotación comercial.

El responsable de la misma, Santi Sardá, destacó que esta transformación en la atracción mejorará sustancialmente el campo de visión de los clientes de la misma, a tiempo que permitirá ganar en eficiencia energética, reducir las horas de mantenimiento y de limpieza y aumentará la eficacia estructural, "ampliando la vida en general del material". Todo ello con los consiguientes ahorros económicos.

Asimismo, confirmó una reducción significativa en la demanda de pasajeros por hora de la noria. De una necesidad inicial de atender a hasta un millar de pasajeros a la hora en las primeras jornadas se pasa ahora a medio millar.

La variación en la capacidad de la noria no afecta a las obligaciones económicas que tiene asumidas la empresa propietaria de la misma con la Autoridad Portuaria. Al menos en lo relativo al valor de arrendamiento de la franja de suelo sobre la que se localiza. Ello, según los datos conocidos, obliga a la firma a desembolsar del orden de 100.000 euros mensuales, incluyendo no solo la tasa de ocupación, sino también de actividad. Esta última se corresponde con un porcentaje de los ingresos derivados de la actividad.

La acción de la propiedad casi coincide en el tiempo con la prórroga otorgada por el Puerto para que pueda extender su presencia en el espacio portuario hasta mediados de 2018. Fue justamente el pasado jueves cuando la entidad presidida por Paulino Plata daba luz verde a la petición de la promotora de continuar durante seis meses, a sumar al año que ya se le concedió el pasado ejercicio. Legalmente ésta es la última de las prórrogas que se le pueden otorgar, circunstancia que pone coto a la presencia de la noria en los suelos de Muelle Heredia. Es por ello por lo que la firma quiere aprovechar esta cuenta atrás para perfilar definitivamente su apuesta por emplazar en el puerto de la capital de la Costa del Sol una noria de 100 metros de alto permanente. No obstante, esta iniciativa se enfrenta a un proceso complejo, dada la localización analizada para esta atracción definitiva y la exigencia por parte del Puerto de que la misma no suponga afección sobre la actividad portuaria. El proyecto manejado por Mederyt rondaba, sobre el papel, los 35 millones de euros, incluyendo no solo la noria, sino una gran plaza a su alrededor y un aparcamiento subterráneo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios