nesi forum 2017

La nueva economía une criterios en Málaga

  • Representantes internacionales de diversas corrientes económicas que reclaman cambiar el modelo actual e impulsar una economía más sostenible se reúnen en la capital

Un momento del debate entre los representantes de numerosas corrientes económicas, ayer. Un momento del debate entre los representantes de numerosas corrientes económicas, ayer.

Un momento del debate entre los representantes de numerosas corrientes económicas, ayer. / a. r.

Está la economía del bien común, la economía azul, la verde, la social, la colaborativa, la circular... Hay múltiples ramas económicas que, por ahora, luchan cada una por su lado con el mismo objetivo: cambiar el modelo económico actual hacia otro más democrático, sostenible y que defienda la calidad de vida de los ciudadanos. Están de acuerdo en el fin último, pero no se han sentado todos en una misma mesa para ir con un mensaje común, para crear redes y ser más fuertes. Hasta ayer en Málaga. El New Economy & Social Innovation (NESI) se inauguróen el Palacio de Ferias, se celebrará hasta el sábado y participan los máximos representantes de todas estas corrientes.

Estos colectivos han creado la denominada Carta de Málaga, en la que se establecen las bases a seguir a corto y medio plazo a escala planetaria, y ayer hubo debates sobre esta materia. "No es una utopía, la nueva economía es posible aquí y ahora y vemos muchos ejemplos como la autoconstrucción de viviendas con materiales locales, las cooperativas de alimentos, en sistemas de vehículos compartidos o en la existencia de bancos éticos que invierten el dinero en proyectos sociales y medio ambientales", explicó Diego Isabel La Moneda, director de Nesi Forum, en una divertida puesta en escena. Este experto, que procede de la rama del bien común, destacó que "es posible una nueva economía para nosotros y para el futuro", que los "viejos modelos económicos violan los derechos humanos y el medio ambiente" y apeló a la necesidad común de "crear nuevas normas", por lo que pidió a los asistentes y a la ciudadanía en general que "den la mejor versión de ellos mismos y colaboren para cambiar el mundo".

Josette Combes, responsable de comunicación de Ripess (red europea de promoción de economía social y solidaria), señaló que "estamos en Málaga porque creo que tenemos que trabajar juntos para desarrollar un nuevo mundo y confío en que en los diez próximos años podamos hablar de que hay una nueva economía". La intervención de Marcos Eguiguren fue una de las más llamativas. Es el director general de la Global Alliance for Banking on Values, una red internacional de cerca de 40 bancos fundamentados en valores éticos que operan en 30 países y tienen más de 20 millones de clientes. "Somos banqueros pero no todos somos iguales", dijo este experto, quien afirmó que quieren que los clientes se sientan orgullosos de dónde se invierte el dinero y precisó que "el beneficio no es el primer objetivo sino hacer bien el trabajo".

Daniel Truran, director de marketing y comunicación interna de B Lab Europe, destacó que las empresas acabarán compitiendo entre sí para ser las que más contribuyen con el planeta y abogó, también, por "trabajar juntos y disfrutar haciendo que las cosas cambien". "Queremos un cambio cultural, no se trata de objetos, productos ni servicios. No podemos transformarnos solo en activistas sino que hay que poner contenidos. Nos centramos demasiado en nuestros movimientos, en lo que hace cada uno, pero no se trata de nosotros sino de que haya realmente un cambio", subrayó Felipe Contreras, asesor del gobierno de Chile sobre políticas públicas de emprendimiento e innovación.

Gunter Pauli, creador de la economía azul y asesor de la ONU, destacó por su parte de que "hay mucha paja y poca acción". "Hay que generar más valor con lo que tenemos, tener la capacidad de organizar los recursos. Estamos hartos de que en la llamada economía verde sea siempre todo más caro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios