El 'nuevo' Astoria sigue sin definir

  • De la Torre elude concretar el uso del edificio, que costó 20 millones de euros hace tres años

El futuro de la manzana de los antiguos cines Astoria y Victoria está anclado en la duda. Pasados ya casi tres años después de que el Ayuntamiento de Málaga desembolsase unos 20 millones de euros (buena parte de ellos en suelos) para adquirir esta estratégica parcela, la única realidad palpable es que el alcalde, Francisco de la Torre, sigue sin saber qué hacer con esta propiedad. Tras no pocos dimes y diretes, el escenario en el que se encuentra situado el que iba a ser uno de los proyectos clave de la urbe, no tiene hoy ni siquiera una hoja de ruta a seguir.

La cuestión volvió a quedar de manifiesto ayer, en el marco de un Pleno municipal marcado, igualmente, por el intento del PSOE de horadar la imagen del regidor con el tema de la semana, el acoso al que alcaldes y diputados del PP protagonizaron contra la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, coincidiendo con el décimo aniversario del Museo Picasso.

En lo que al Astoria se refiere, el debate salió a relucir ante la presentación de una moción de urgencia por parte del grupo de IU, cuyo portavoz, Eduardo Zorrilla, insistió en demandar a De la Torre claridad sobre el futuro uso de la manzana. "Usted dijo en abril que el pliego de condiciones iba a estar para antes de verano; y posteriormente dijo que para antes de final de año", recordó Zorrilla tirando de hemeroteca. Al tiempo que aportó un detalle hasta ahora ignorado, que la demolición del inmueble supondría un coste a las arcas municipales de unos 200.000 euros.

Pero que nadie piense que el equipo de gobierno del PP piensa en echar abajo los antiguos cines para dejar expedito el solar. Esa opción, manejada públicamente en su día por el concejal de Cultural, Damián Caneda, volvió a ser enterrada ayer por De la Torre, que en este asunto parece que es lo único que da por seguro.

Porque el regidor no supo, a pesar de la insistencia de los grupos de la oposición, precisar cuándo estará el pliego de condiciones que rija el concurso mediante el que impulsar la construcción de un nuevo edificio sobre la base de la colaboración público-privada ni la pretensión que se tiene para este espacio. En sus explicaciones, se limitó a mostrar su intención a que el documento "esté lo antes posible, si puede ser antes de final de año" y a indicar que este espacio debe acoger "algo importante para la ciudad, pero adaptado a los momentos actuales". "En esa dirección se va a trabajar, en algo útil y que cierre la plaza", señaló.

"Nada hay, nada hay", criticó el concejal del PSOE, Sergio Brenes, para el que De la Torre ha endeudado a la ciudad para hacerse con un espacio "que es un vertedero de escombros", y le acusó de variar el sentido de la propuesta a realizar "dependiendo de cómo se levante". Cabe recordar que sobre esta manzana sobrevuelan ideas como el Museo de Museos, su rehabilitación para uso cultural y su demolición para la ejecución de un nuevo inmueble.

De la Torre, que dijo admitir las críticas, rechazó sin embargo todos los puntos de la iniciativa de IU. En la misma, además de pedir el derribo del edificio y la liberación del solar, a modo de ampliación de la Plaza de la Merced, se reclamaba la posibilidad de convocar una consulta popular para conocer qué usos quieren los vecinos para este espacio.

Junto a la ya casi eterna discusión sobre los antiguos cines, se sumó como eje de la sesión plenaria la cuestión del escrache al que, según el PSOE, fue sometida la máxima dirigente andaluza el pasado sábado. Su portavoz en la Casona del Parque, María Gámez, exigió, sin éxito, escuchar por boca del alcalde una disculpa por haber avalado la actitud y el comportamiento de los alcaldes que participaron en la protesta.

El regidor volvió a negar que estos incidentes puedan ser calificados de "escrache o acoso" e incluso denunció el montaje de "una exagerada operación para desgastar la imagen de los alcaldes del PP". "No tiene más recorrido ni fundamento que el que quiere darle el PSOE, estirando la goma", añadió De la Torre, quien insistió en que "el que tiene derecho a quejarse por un trato violento de los escoltas de la presidenta de la Junta" es el vicepresidente de la Diputación, Francisco Oblaré.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios