El nuevo hospital será más pequeño que un comarcal

  • La Delegación de Salud defiende la capacidad de resolución y la calidad asistencial que tendrá el futuro centro, así como el esfuerzo inversor de la Junta

Comentarios 0

Hospitales más pequeños, más cerca de los ciudadanos, con capacidad de resolver procesos en poco tiempo y con habitaciones que garanticen una mayor intimidad. Esa es la apuesta que está haciendo la Junta en la planificación de nuevos centros: Mijas, Estepona, el Guadalhorce... El nuevo hospital planteado para la capital sigue esa misma línea. Tendrá 110 camas. Será más grande que los centros hospitalarios de alta resolución (chare) repartidos por el resto de la provincia -el recién inaugurado de Benalmádena, por ejemplo, tiene 50 camas-, pero más pequeño que un comarcal. El de Antequera es el que tiene menos camas y suma 137, según el Catálogo Nacional de Hospitales.

Los técnicos del Servicio Andaluz de Salud (SAS) sostienen desde hace más de un lustro que el concepto de camas empieza a quedar obsoleto porque con la cirugía mayor ambulatoria (CMA) muchos enfermos se operan y se van de alta en el día; no se ingresan. En el Carlos Haya, por ejemplo, la mitad de los pacientes de operaciones programadas dejan el hospital en menos de 24 horas.

El presidente del Colegio Médico, Juan José Sánchez Luque, admite que la capacidad de un hospital ya no se mide sólo por sus camas, sino también por su capacidad de resolución. No obstante, sostiene que el proyecto presentado el miércoles por la Consejería "se queda corto".

Pero justamente el concepto de chare -que es por lo que en los últimos años viene decantándose la Junta- es eso, un hospital más corto de camas pero con mayor agilidad a la hora de dar respuesta a los pacientes. Y según la consejera, María Jesús Montero, el centro que se ubicará en el Civil será "de alta resolución". Para el Sindicato de Enfermería (Satse), con alta resolución y todo el hospital debería tener por lo menos 300 camas.

La delegada de Salud, María Antigua Escalera, salió el viernes al paso de las críticas que tildaban de "insuficientes" las plazas que aportará el nuevo centro. Para Escalera lo importante es que el futuro hospital supondrá la creación de 110 nuevas camas que no existían, que serán unas instalaciones de alta resolución asistencial y que además serán de gran calidad porque todas sus habitaciones serán individuales. "Además, ya lo avanzó la consejera, se va a desterrar la imagen del acompañante del enfermo durmiendo en un sofá", insistió. La delegada, además recordó que las instalaciones costarán 50 millones y pidió que se reconozca el esfuerzo económico de la Consejería.

El responsable provincial de Sanidad de CCOO, José Ramírez, valoró la iniciativa de la Junta y prefirió hacer una lectura en positivo: "Abrirá un pabellón cerrado [en alusión al hospital de Ciudad Jardín] que veníamos reclamando. Es un esfuerzo inversor para corregir desigualdades. Que sea un tercer hospital o un pabellón, más o menos nos da igual. En realidad es el pabellón de Ciudad Jardín que se abrirá en el Civil, pero lo hemos conseguido", sostuvo tras recordar que fue una reivindicación impulsada por CCOO.

Tanto el nuevo hospital como el del Guadalhorce no estaban en las previsiones de la Junta, pero finalmente la movilización ciudadana y el trabajo de sendas plataformas consiguieron que Salud reconsiderara su negativa. Según los datos de Comisiones Obreras, con los chares proyectados la ratio de cama de hospital por cada 10.000 habitantes pasará en Málaga de 19,3 -era la más baja de Andalucía- a 21,67 con lo cual se situará en la media de la comunidad autónoma. Por eso, concluyó que el nuevo hospital "es un avance importante".

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios