El número de empresas de hostelería en concurso se triplica en solo un año

  • Se ha conseguido frenar la avalancha de compañías en los juzgados mercantiles, pero el volumen sigue siendo muy elevado

El número de empresas declaradas en concurso de acreedores en Málaga se ha frenado tras el crecimiento desbocado que se produjo entre 2008 y 2012, cuando la crisis cogió con el pie cambiado a numerosas compañías, sobre todo del sector de la construcción. No obstante, la situación aún es preocupante ya que siguen entrando un volumen considerable de empresas en los juzgados mercantiles de la provincia y las estadísticas subrayan que en la mayoría de los casos las firmas acaban siendo liquidadas. La hostelería es, porcentualmente hablando, la más afectada, pues se ha triplicado el número de empresas en concurso en solo un año.

El año pasado se declararon en concurso un total de 166 empresas en Málaga, lo que supone una menos que en 2013 y un 14% menos que en 2012, cuando se alcanzó el récord, según los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Hay, pues, una estabilización. Se ha logrado detener la hemorragia, pero la herida sigue ahí hasta el punto que el 2014 ha sido el tercer peor año de los últimos ejercicios en este concepto. En 2008, por ejemplo, cuando comenzó la crisis, entraron en concurso de acreedores 92 empresas en Málaga y en 2010, cuando los problemas de flujo de caja ya eran más que evidentes en muchas compañías, había 119 (ver tabla adjunta). Ahora hay 166, por lo que el número sigue alto.

Se puede apreciar que ha habido un cambio de tendencia. La construcción se mantiene como el sector con mayor presencia en los juzgados mercantiles de Málaga, aunque está descendiendo. En 2014 entraron en la antigua suspensión de pagos 36 firmas de este segmento, el número más bajo desde el comienzo de la crisis inmobiliaria (en 2012 fueron 77). A lo largo de estos años han caído gigantes con pies de barro como Aifos, Evemarina o Procusan. Arrastraron a muchas pymes, agrandando el agujero negro de un sector que no termina de remontar.

Le sigue el comercio, con 26 empresas en concurso el año pasado, siendo los negocios al por mayor los más afectados. En tercer lugar está la hostelería, que ha experimentado un crecimiento espectacular en solo un año. En 2014 se declararon en concurso de acreedores en Málaga 24 empresas relacionadas con este segmento. A primera vista no parece un número enorme, pero si se compara con años anteriores se observa que es el triple que en 2013 y el registro más alto de la última década.

La hostelería ha sido un sector refugio tanto para inversores de cierto poder adquisitivo como para personas que se quedaron en paro y decidieron abrir su propio bar o restaurante para intentar salir del atolladero. La oferta se ha incrementado de manera notable en los últimos años -en el Centro hay zonas realmente saturadas y es frecuente ver locales que cambian de propietario y marca cada pocos meses- y la demanda no ha empezado a recobrar cierta fuerza hasta el año pasado, pues el consumo de los hogares estaba en cifras negativas hasta 2013. Una gestión deficiente, falta de profesionalidad o un exceso de optimismo sobre las posibilidades de venta han terminado con más de una veintena de empresas ahogadas en concurso y con proveedores, bancos y hasta familiares o amigos a verlas venir.

Málaga fue el año pasado la segunda provincia andaluza con más empresas declaradas en concurso, por detrás de Sevilla (210), y una de las primeras de España tras Barcelona (1.106), Madrid (983), Valencia (622), o Vizcaya (280), entre otras.

El perfil medio de la empresa en concurso en Málaga es el de una firma pequeña, de cero a dos empleados y que factura menos de 250.000 euros anuales. La mayoría de las compañías que entraron en concurso el año pasado en Málaga tienen una antigüedad de 5 a 8 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios