Málaga

El número de madres mayores de 40 años se duplica en apenas un lustro

  • La tasa de embarazo con reproducción asistida a esas edades crece, pero los médicos advierten que los tratamientos no son infalibles y que la tendencia dificulta cada vez más el segundo hijo

Dos profesionales del Centro Gutenberg observan un embrión. Dos profesionales del Centro Gutenberg observan un embrión.

Dos profesionales del Centro Gutenberg observan un embrión. / javier albiñana

El domingo es el día de la madre. Y hay una realidad evidente: las mujeres retrasan cada vez más su maternidad. La edad media a la que tienen su primer hijo es de 32 años. Los especialistas en reproducción asistida -que llevan más de una década alertando de esta tendencia- advierten que la situación dificulta la intención de muchas parejas de tener un segundo hijo. "Simplemente por la edad materna avanzada, porque desciende la calidad de sus ovocitos", explica el ginecólogo del Centro Gutenberg Juan José Sánchez Rosas.

Hay un dato de esta clínica que refleja esa realidad social. El número de madres de 40 años o más que se han sometido a una fecundación in vitro (FIV) con óvulos propios en ese centro se ha duplicado en apenas un lustro. Según las cifras de la clínica, en 2012 representaban el 17% de los ciclos, mientras que en 2017% ya ascendían al 34%. Otro porcentaje recoge la misma tendencia. En 2013, los partos de mujeres de 40 años o más por todas las técnicas de reproducción asistida sumaron el 30% en la clínica. En 2016 aumentaron al 38%.

Las tasas de embarazo en reproducción asistida aumentan por los avances médicos

Carmen Segura, bióloga del Centro Gutenberg, apunta un dato esperanzador para las mujeres de 40 o más. En este tramo de edad, las tasas de embarazo se han incrementado del 20% al 32% gracias a los avances en los protocolos de estimulación ovárica y la mejora del manejo posterior de los embriones en el laboratorio.

"Hemos mejorado, sí; pero hay un límite que es la edad", aclara Sánchez Rosas. El ginecólogo se refiere a la de la mujer. La causa es que mientras los hombres generan espermatozoides toda la vida, las mujeres nacen con una cantidad de óvulos que van perdiendo en cantidad y calidad hasta la menopausia. La bióloga explica que a medida que avanza la edad de la mujer, ésta tiene menos cantidad de ovocitos y de peor calidad "porque están más envejecidos y por lo tanto las posibilidades de un embarazo son menores".

El facultativo acota que en torno a los 35 años de la mujer, la calidad de sus óvulos cae estrepitosamente. Por eso, comenta que muchas parejas que hacia los 32 años de la paciente intentan el primer hijo, lo consiguen. "Porque la edad todavía no ha hecho importante mella en la fertilidad de la mujer", sostiene. Pero los problemas aparecen cuando quieren repetir. Porque entonces ella ya ronda los 35 años y "ya la edad compromete de forma importante la posibilidad de un segundo hijo", afirma.

Los datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF) reflejan que de los ciclos de FIV con óvulos propios realizados tanto en la sanidad pública como privada en España, el 20% corresponde a mujeres de 40 años o más. Segura señala que frente a esta cifra, en el Centro Gutenberg esa proporción se eleva al citado 34%. La razón es que los centros privados atienden a mujeres de edades más altas. Porque la sanidad pública no asiste la demanda de parejas que ya tengan un hijo en común y quieran tener otro, ni la de aquellas mujeres que soliciten reproducción asistida cumplidos los 40. La Ley de Reproducción Asistida no fija límites, pero existe un consenso no escrito por el que las clínicas privadas sólo aceptan casos hasta los 50 años de la mujer.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios