Un oasis en el barrio de Santa Cruz

  • El hammam árabe Aire de Sevilla ofrece un espacio de relax que ofrece masajes y tratamientos, tés y pasteles árabes así como desconectar en sus aguas termales Se eleva sobre vestigios romanos restaurados en el siglo XVI

Comentarios 1

Bañarse en uno de los lugares más maravillosos y con más historia de Sevilla es posible. Ubicado en una casa palacio del siglo XVI, el hammam árabe Aire de Sevilla, antiguo bañuelo árabe, abre sus puertas para trasladarte a otra época. Se trata de uno de los lugares más singulares que no se puede pasar por alto en la visita de la capital andaluza. Está localizado en pleno barrio de Santa Cruz y se trata de un oasis en el corazón de Sevilla, un espacio para el relax, para la desconexión total, para olvidar la rutina y trasladarnos a la antigua Hispalis en la que entonces este hammam aún se utilizaba.

Son muchos los viajeros que llegan a Sevilla ignorando la existencia de este lugar llamado a ser testigo arquitectónico del paso de las muchas culturas que han pasado por la ciudad y que, en Aire de Sevilla, se han detenido a conservar a través de magníficos artesonados mudéjares, bóvedas, sillerías romanas, lacerías y alfarjes. Entrar a este hammam es como adentrarnos en un paraíso para los sentidos, donde relax e historia se dan de la mano debido a que este se eleva sobre un antiguo hammam árabe y vestigios romanos que en el siglo XVI fueron restaurados cuando un Virrey de las Indias construyó sobre ellos una preciosa casa palacio.

Una casa palacio, que muchos no esperan encontrar al pasar por la calle Aire y que a día de hoy sigue sorprendiendo a todos los que entramos, donde no solo podremos disfrutar del relax de sus aguas sino de una deliciosa tetería con más de 30 tipos de te diferentes -tés relajación, tés afrutados o tés árabes- y una dulce variedad de pastelitos árabes que te harán vivir una experiencia deliciosa.

Rincones que son vivas huellas de la historia y que el tiempo ha querido guardar en secreto bajo el subsuelo de la ciudad, pero que por suerte, aquí te desvelamos, para que los vayas a disfrutar. Otra de las mejores cosas de las que se pueden disfrutar en muchas casas centro de Sevilla, como en la que nos encontramos, es de sus maravillosas azoteas. El centro de la capital es de los pocos cascos históricos que puede presumir de una "norma no escrita" que desde hace años ha hecho que ninguna construcción sea más alta que la Giralda. ¿Resultado? Sorprendentes miradores en infinidad de maravillosas terrazas como la de Aire de Sevilla que encontraréis en la parte superior de la casa-palacio. Pero si disfrutar de las vistas de Sevilla a golpe de azotea ya es un deleite para la vista, probad a hacerlo en la llamada "hora mágica", justo después del atardecer y un poquito antes de oscureces, donde el azul eléctrico del cielo y la maravillosa iluminación de la Giralda se fusionan en colores dando como resultado inmaculadas postales.

Además, como buen hammam que se precie, no podíamos pasar por alto uno de sus tratamientos más demandados y tradicionales que a los más viajeros tal vez os pueda recordar a masajes de países como Turquía. Es el llamado tratamiento Al-Andalus, donde recibiréis una exfoliación con una guante de kessa y un jabón negro rico en minerales que os dejará la piel como nueva. Otro de los tratamientos de belleza más originales que podréis probar es el basado en "chocoterapia": si no habéis probado la experiencia de sentirse como "un bombón" este es vuestro momento, donde no sólo disfrutareis de un fantástico masaje sino que además, gracias a las decenas de propiedades del cacao, hidrataréis, regeneraréis y revitalizaréis vuestra piel entre otros muchos beneficios.

Pero si hay un tratamiento especial, de absoluto relax y original, ese es el Ritual del Agua. Sumergidos en una terma, el masaje se desarrollará a ritmo de vaivenes sobre la superficie del agua de esta y con suaves masajes sobre el cuerpo. Y por supuesto, un clásico entre los tratamientos relax: la zona de hidromasaje. Donde las burbujas harán aparición en una pequeña terma bajo una preciosa cúpula que os terminará de rematar dejando el cuerpo como nuevo.

Durante 1500 años la herencia del placer y beneficios del agua en el cuerpo como tratamiento de salud se ha ido transmitiendo de generación en generación. Tesoro que apreciaron y compartieron romanos y musulmanes y que según relatan en el siglo XVII pudo desaparecer de Sevilla debido a la perdida del último baño árabe de Sevilla. Pero ahora, Aire de Sevilla lo ha recuperado para todos nosotros con rincones tan maravillosos como este. Se trata de una auténtica terma romana donde podrás practicar la flotación, sentir liberación absoluta al mantenerte sobre la superficie del agua sin sujetarte a nada y dejar correr los sentidos en uno de los tesoros arqueológicos más importantes de Sevilla que no solo podrás ver sino también vivir como hace siglos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios