El calor obliga a mantener activo la mitad del dispositivo de incendios

  • El Infoca se mantendrá alerta hasta que comience a llover Este año han ardido 98 hectáreas, un 92% menos que la media

Seco, cálido y con mucho viento. Las condiciones meteorológicas que están marcando este otoño son los ingredientes perfectos de un peligrosos cóctel que puede tener graves consecuencias para los montes en el caso de que se origine un incendio. Ante el riesgo, alrededor del 50% del dispositivo de extinción del Infoca se mantiene aún en alerta en la provincia de Málaga hasta nuevo aviso a pesar de que la campaña terminó oficialmente el pasado 15 de octubre. Pero el calor no está dando tregua en las últimas semanas y la lluvia se resiste a aparecer, por lo que el delegado provincial de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, Javier Carnero, aseguró ayer que no existe fecha para la retirada del dispositivo de extinción y que se mantendrá mientras se den estas condiciones climatológicas si bien reconoció que el personal del Infoca tiene que ir cogiendo las vacaciones en estos meses.

Mientras tanto, señaló la "labor no se detiene y cada vez que se requiera el dispositivo estará operativo", aunque ya se está planificando la campaña del año que viene. La que está terminando ha sido todo un éxito. Al peor año para los montes malagueños por culpa de los incendios forestales, le ha seguido uno de los mejores que se recuerdan en cuanto a la superficie arrasada por las llamas. La campaña de mayor riesgo de fuegos cerró el pasado 15 de octubre con un balance claramente positivo si se compara con cualquiera del último decenio, salvo el 2010 que también batió récord por la poca afectación, al solamente haberse quemado unas 98,83 hectáreas hasta la fecha.

Alrededor de 12 hectáreas de arbolado y 86,61 hectáreas de matorral ha sido la superficie afectada en la provincia de Málaga en lo que va de año, lo que significa un 92% por debajo de la media de la última década que ronda las 600 hectáreas.

Es el balance de la campaña de incendios en la que el dispositivo de extinción del Infoca ha tenido que intervenir en 76 ocasiones, aunque sólo 17 fueron consideradas como incendio forestal y 59 se quedaron en simples conatos, es decir, la superficie afectada por las llamas fue inferior a una hectárea. En cuanto a las causas de estos siniestros, que han sido un tercio inferior a lo normal en los últimos diez años, la mayoría (un 66,67% de las veces) se debieron a una negligencia , mientras que un 22,22% de los casos fueron intencionados. De ellos, el 11% de los siniestros continúa siendo investigado y aún no se ha dado con los responsables. Tampoco el delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, supo precisar el número de detenidos que ha habido este año por su implicación con algunos de estos sucesos.

Lo ocurrido este año en los montes malagueños nada tiene que ver con lo vivido el año el más catastrófico de las últimas décadas por culpa de los incendios forestales. Unas 8.053,4 hectáreas forestales fueron calcinadas en los 92 siniestros registrados en 2012 y que convirtieron a la provincia de Málaga en la peor parada de toda la comunidad andaluza. Once veces más de matorral y arbolado se quemaron en comparación con el promedio de la última década y que contrasta también claramente con las 559 hectáreas que ardieron durante el 2011.

La Junta de Andalucía ha invertido unos dos millones de euros en el proyecto de restauración tras el gran incendio forestal registrado de Coín el año pasado y que afectó a seis términos municipales. El delegado del Gobierno andaluz en Málaga, José Luis Ruiz Espejo, aseguró ayer que ya se ha actuado en dos primeras fases, que han consistido en la limpieza de la madera quemada, corrección hidrológica de cursos de agua y recogida de piña para su posterior replantación tras el incendio, así como la restauración forestal, la restauración de riberas y cuidado y restauración de la flora amenazada que aún continúa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios