Una ola de frío que pasará a la historia

  • La Agencia Estatal de Meteorología alerta de que las temperaturas bajarán drásticamente desde esta noche y que no remitirán hasta el domingo · Protección Civil recomienda extremar las precauciones

La ola de frío polar continental que afectará a partir de hoy a gran parte del país y a partir de mañana a Málaga se produce aproximadamente una vez entre siete u ocho años y se espera que podría ser de las cuatro más frías desde 1950, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

No es un fenómeno raro en invierno, pero el portavoz de la Aemet, Ángel Rivera, explicó que, en este caso, además de las bajas temperaturas, la sensación térmica será de "aún más frío" debido a los vientos del nordeste de entre 30 y 80 kilómetros por hora .

El temporal consiste en un anticiclón que se extiende por el norte de Europa con un eje inclinado nordeste-suroeste y que lleva un borrasca fría al sur en torno al Mediterráneo y sur de Europa. Esto implicará una descarga de viento del nordeste que arrastra masas de aire que proceden de Rusia o el interior de Europa y, a veces, de la propia Siberia.

Según Rivera, ese es el motivo por el que se conocen como olas siberianas, aunque precisó que su nombre técnico es aire polar continental. Se distingue del aire polar marítimo en que el segundo es menos frío y más húmedo, mientras que este es más frío y de carácter seco.

El inicio de esta ola viene precedido asimismo de una descarga de aire frío que recorrerá la Península de nordeste a suroeste y que, a su paso dejará precipitaciones de lluvia y sobre todo de nieve a partir de 400 o 500 metros de altura, aunque salvo en las cordilleras, las nieves no serán muy importantes.

En cuanto a la duración de la situación, no comenzará a disminuir hasta el domingo. Hasta entonces, las temperaturas máximas se espera que sean muy bajas" y que se queden entre los 0 y los cinco grados centígrados en buena parte de la península. En cuanto a las mínimas, prevé que los termómetros no suban de los cero grados centígrados en la mayor parte de España.

Esta masa de aire es bastante más fría que en otras ocasiones. En lo que va del siglo XXI se conocen dos situaciones similares, en diciembre de 2001 y en enero de 2005, aunque esta las podría igualar o incluso superar, según la Aemet.

Desde los años 50 del siglo pasado esta situación se ha producido entre siete u ocho ocasiones, la mayoría de ellas en las décadas de los 50, 60 y comienzos de los 70 y menos en los 80 y 90. La de esta ocasión se podría situar entre las cuatro más fuertes desde 1950. La ola de frío "paradigmática" de este tipo se remonta a 1956, cuando España estuvo afectada del 1 al 20 de febrero y provocó graves daños a la agricultura y la industria.

Ante estas previsiones, el Gobierno ha activado el dispositivo correspondiente en aplicación del Plan de Vialidad Invernal y recomienda que se extremen las precauciones ante los riesgos derivados de la nieve y se adopten las oportunas medidas de autoprotección.

Así, desde Protección Civil advierten de que si es imprescindible viajar por carretera, se debe tener especial cuidado con las placas de hielo. Es recomendable informarse de la situación meteorológica y el estado de las carreteras, así como revisar el estado del vehículo, los neumáticos, el anticongelante y los frenos, además de asegurarse de llenar el depósito de la gasolina y llevar cadenas para evitar quedarse detenido.

Además, es útil llevar ropa de abrigo y un teléfono móvil con batería de recambio o cargador de automóvil. En caso de quedar atrapado en la nieve, aconsejan permanecer en el coche, con la calefacción puesta, renovando cada cierto tiempo el aire, y vigilar que el tubo de escape no esté obstruido para evitar que los gases penetren en el interior del vehículo. Lo recomendable es informar de este hecho y, salvo que la situación sea insostenible, esperar asistencia.

Protección Civil recuerda que en estas circunstancias es especialmente importante mantener la distancia de seguridad con el vehículo precedente, evitar adelantar si hay nieve o hielo en la carretera y hacerse ver mediante la utilización correcta del alumbrado. A abrigarse toca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios