Sin opción para los vecinos de Hinestrosa

  • Los inquilinos de un edificio del centro histórico deberán abandonar sus casas por el estado de ruina que presenta

Sabían que tarde o temprano el momento llegaría pero ayer los vecinos del número 11 de la calle Hinestrosa del centro histórico de la capital no se lo querían creer. El Ayuntamiento de Málaga ha decretado al final el estado de ruina del edificio en el que nueve familias llevan viviendo prácticamente toda su vida y en apenas unas semanas se tendrán que ir. El abandono al que está sometido el inmueble por parte del propietario desde hace unos siete años ha terminado con la temida notificación sobre el desahucio de las viviendas que aún están siendo habitadas por los inquilinos. Dos de estas familias tuvieron que marcharse el pasado mes de agosto.

La caída de parte del suelo de la cocina de una de las viviendas sobre la de abajo llevó a la Gerencia Municipal de Urbanismo a obligar el desalojo inmediata de ambas ante el peligro inminente de derrumbe. Rocío Sánchez fue una de las afectadas entonces. Apenas tuvo un mes para empaquetar sus pertenencias e irse con su pareja y sus tres hijos pequeños a buscar otro piso que sus escasos recursos económicos le permitiese pagar. "Con los 1.200 euros que nos dio el Ayuntamiento como ayuda y los 600 euros que gano al mes me voy arreglando como puedo", aseguró.

Como ella, temen verse en las próximas el resto de las familias que aún viven en un edificio lleno de ratas, grietas y humedades. El Defensor del Ciudadano, Francisco Gutiérrez, se reunió ayer con los vecinos para mostrarle su apoyo y tratar de buscar una solución.

Y es que aún queda, según explicó, la opción de presentar un recurso de reposición a la decisión de la Gerencia Municipal de Urbanismo que "a pesar de conocer el estado de abandono no ha hecho absolutamente nada ni obligando al propietario ni actuando de forma subsidiaria". Los vecinos aseguran que llevan desde 2002 denunciando ante el Ayuntamiento las precarias condiciones en las que viven. Pero todo empeoró cuando dos años después demolieron el edificio colindante sin proteger el lateral que había quedado al descubierto frente a la humedad y las grietas. La sensación de abandono se acrecentó.

Sin embargo, el concejal de Urbanismo, Manuel Díaz Guirado, insiste en que no fue hasta febrero de este mismo año cuando el Consistorio tuvo conocimiento de la situación de estas familias después del informe que presentaron los trabajadores sociales que acudieron a asistir a una de ellas. "Cuando llegamos el edificio ya estaba en ruinas y no hemos podido hacer otra cosa. La situación es totalmente irrevocable", justificó.

Pero el concejal del grupo municipal de IU, Antonio Serrano, sí cree que se podría haber hecho más y haber realojado a estos vecinos "a los que el propietario lleva meses sin cobrarles el alquiler como estrategia para poder cumplir sus fines especulativos". Desánimo y esperanza desvanecido son los sentimientos que subyacen entre estas humildes familias que ven ante sí una panorama desolador. Personas enfermas, otras ancianas que llevan décadas viviendo en el edificio de calle Hinestrosa y otras sin trabajo saben que no les será fácil encontrar una nueva vivienda donde poder empezar de cero. Sólo les queda esperar un milagro que los saque del túnel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios