La oposición pide que los órganos de participación de Marbella tengan voz

  • El objetivo del Estatuto de Ciudad de Gran Población es agilizar los trámites de la localidad mediante la transferencia de competencias municipales a un órgano

Los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Marbella instan al equipo de gobierno, del PP, a que dote de competencias los órganos de participación ciudadana que recoge el Estatuto de Ciudad de Gran Población, que rige el funcionamiento del Consistorio desde hace dos años, cuando fue aprobado por la Junta de Andalucía. El objetivo de la norma es agilizar los trámites administrativos de la localidad mediante la transferencia de competencias de la alcaldesa, Ángeles Muñoz, y al Pleno de la Corporación a un órgano formado por los miembros del equipo de gobierno, la Junta de Gobierno Local. El órgano aprobó cerca del 90% de las iniciativas del Consistorio en 2011. En la provincia, la norma se aplica también en la capital y en Vélez-Málaga.

Portavoces de los grupos minoritarios aseguran que gran parte de los entes que el estatuto contempla para impulsar la participación política de los vecinos están creados "sobre el papel", pero en la práctica apenas tienen incidencia. Uno de ellos es la Comisión de Quejas y Sugerencias, "un órgano que sería un recurso importante en manos de los vecinos para controlar la labor del Consistorio", señala el edil de IU Miguel Díaz. "El Ejecutivo local se escuda en que ya existe la figura del Defensor del Ciudadano, pero no tiene nada que ver", añade.

Otra de las demandas más solicitadas por la oposición es la configuración "real" de los distritos del municipio. "Hasta ahora se ha diseñado el organigrama, pero no hay vehículos de participación de los vecinos, como los consejos", explica Díaz. El portavoz del PSOE, José Bernal, recuerda que la Tenencia de Alcaldía de San Pedro Alcántara, el distrito más importante del municipio, tiene en la actualidad menos competencias que a principios de los años ochenta. "Se reciben más transferencias económicas de los entes supramunicipales pero la organización no ha cambiado sustancialmente", comenta. "El problema es cómo se aplica el estatuto. En Marbella solo se ha desarrollado una parte de la normativa, la que permite, por ejemplo, aumentar el número de cargos de confianza. Otros contenidos están por implementar", señala Díaz.

El portavoz del equipo de gobierno, Félix Romero, asegura que el estatuto dota a los ciudadanos de canales para remitir información a las delegaciones municipales, como el Consejo Sectorial de Asociaciones de Vecinos, cuyos representantes mantienen reuniones periódicas con los concejales. Romero destaca también que han aumentado los mecanismos de control sobre la gestión del Consistorio tras la creación del jefe de asesoramiento jurídico y el órgano de apoyo a la Junta de Gobierno local.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios