Una ordenaza regulará la permuta de viviendas

  • El IMV busca facilitar el cambio de pisos para vecinos con problemas de movilidad y que residan en pisos poco accesibles

A Josefa, de 78 años, subir y bajar las escaleras le suponía a diario casi un drama. Sus articulaciones no le daban para moverse con soltura por un bloque carente de ascensor, con la obligación además de tener que afrontar este reto al vivir en una tercera planta. Una dificultad que le llevó a solicitar al Instituto Municipal de la Vivienda (IMV) una solución a su problema. Y el organismo municipal acabó respondiendo trasladándola a una vivienda carente de peldaños.

Ella es una de las muchas personas, generalmente de avanzada edad, que casi son presas en sus propios pisos ante la imposibilidad de salir de los mismos, una situación que está llevando a los responsables municipales a dar forma a una ordenanza específica que permita contemplar y responder a estos casos. "Es el plan permuta", precisa el gerente del IMV, José María López Cerezo, quien explica que lo que busca esta norma no es más que facilitar los mecanismos para que personas como Josefa tengan una solución rápida.

"Consiste en permutar con familias que tengan problemas de discapacidad o movilidad y que vivan en pisos con problemas de accesibilidad", expone López Cerezo al explicar la finalidad de la normativa que está elaborando el organismo. En este sentido, explica que una de las soluciones que se contempla pasa por cambiar el piso de la persona beneficiada por otra del parque de VPO del IMV. "Sería una permuta de bienes; ellos nos entregan su casa y nosotros le damos el piso nuestro", añade, aunque hace hincapié en la necesidad de que el valor de los bienes sea similar.

Si no fuese así, de acuerdo con lo que recogerá la ordenanza, el Instituto Municipal de la Vivienda "haría un contrato de arrendamiento de la vivienda nueva, mientras que el beneficiado nos cedería el uso y disfrute de la suya, que nosotros alquilaríamos a personas que no tienen problema de movilidad".

Pero ésta no es la única ordenanza en la que trabaja el ente municipal en estas semanas. El otro texto lleva por título FRES (Familias en Riesgo de Exclusión Social), con la que se busca da respuesta "rápida" y "eficaz" a la demanda de familias que se encuentran en situaciones de emergencia, caso de desahucios de una casa cuando tiene menores a su cargo o malos tratos, entre otros. Circunstancias que, si hace unos años eran absolutamente esporádicos, ahora no lo son tanto. "Cada mes podemos tener sobre la mesa unos tres o cuatro situaciones", dice López Cerezo, quien defiende "normalizar" el mecanismo para afrontar este problema.

El gerente del IMV explica que con ello se podrá atender a familias incluidas en la lista de segunda ocupación, que es la creada para poder acceder a un piso en alquiler que quede vacío, con necesidades especiales. En el marco de la ordenanza se contempla la creación de una comisión que estaría integrada, entre otros departamentos, por Bienestar Social, Igualdad, Vivienda y Accesibilidad, cuya función será analizar mes a mes todos los casos de estas características. "Queremos actuar de una forma reglada", añade.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios