El orgullo del SAS

  • El Regional está entre los primeros hospitales con más trasplantes renales de España

  • El Clínico es el único del sistema nacional de salud que opera a pacientes con enanismo

  • La investigación, a pesar de la crisis, vive un periodo de efervescencia

  • La solidaridad también se hace un hueco con operaciones a unos 40 niños de países pobres

La sanidad pública suele ser blanco de muchas críticas, sobre todo por las listas de espera y la masificación. Pero la otra cara de la moneda es la de un sistema comprometido con los últimos avances para ofrecer la mejor asistencia. Prestaciones que ni siquiera se hacen en la sanidad privada -como los trasplantes- o que son tan caras que no están al alcance de la amplia mayoría de las familias. Son técnicas e intervenciones de las que el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y los profesionales pueden presumir.

El mejor ejemplo son los trasplantes; unas operaciones que obligan en ciertos casos a recurrir a taxis aéreos -con el consiguiente coste y cero desembolso para el paciente- a fin de traer los órganos donados. El Hospital Regional se sitúa entre los cuatro primeros centros a nivel nacional en trasplantes renales y es el que más lleva hechos de este tipo en Andalucía. Un logro imposible sin el trabajo de los demás hospitales del sector Málaga que aportan órganos y sin la generosidad de los donantes. Los trasplantes son las intervenciones más caras. Pero Víctor Baena, cirujano del programa, apunta: "Al ahorrar seis meses de diálisis, ya se está pagando el coste del trasplante". Además, señala otro matiz. La experiencia quirúrgica y las acreditaciones que requieren estas operaciones elevan la calidad asistencial, de la que se benefician el resto de los pacientes.

Hay intervenciones de Neurocirugía de las que también puede estar orgulloso el SAS. Muchos recordarán la foto de un joven músico tocando el saxo ante las máximas autoridades de la Consejería de Salud. Fue intervenido en el Regional despierto mientras tocaba piezas de Bach para que los neurocirujanos le quitaran un tumor sin dañar sus capacidades musicales. El hospital es también referente a nivel nacional en neuroendoscopia. La técnica consiste en entrar al cráneo para operar a través de un orificio de 12 milímetros y ver por una cámara que debe caber por ese mismo agujero. También hay tumores cerebrales que se extirpan por aspiración ultrasónica. El hospital malagueño es pionero en esta técnica a nivel nacional. Y dentro de la especialidad, existen intervenciones que sin duda han cambiado la vida de muchos niños y sus familias. Exactamente, de más de 120. Consiste en abrir un canal natural de drenaje en pequeños con hidrocefalia para que no tengan que llevar válvulas cerebrales.

La Oncología también tiene mucho prestigio en Málaga. El responsable de la especialidad en el Regional y el Clínico, Emilio Alba, lo atribuye al alto nivel de los profesionales y a la investigación. Explica que hay un "mestizaje" de profesionales formados en diferentes hospitales de España y el extranjero que contribuye a la calidad asistencial. Además, Alba defiende que la fusión de su área ha puesto a la Oncología del Regional y el Clínico al mismo nivel que la del Vall d'Hebrón, el Doce de Octubre o La Paz. La especialidad tiene 84 ensayos clínicos abiertos, lo que permite a los pacientes acceder a los tratamientos oncológicos más innovadores.

La Endocrinología también es puntera en Málaga. La unidad, que agrupa a los dos hospitales de la capital, ha implantado ya más de 400 bombas de insulina para enfermos con diabetes tipo 1 inestable, administra fármacos muy novedosos en el cáncer de tiroides de mala evolución, es una de las que tiene más producción científica de España y ha tratado a más de mil pacientes transexuales. De hecho, su unidad fue la primera de la sanidad pública española en abordar de forma integral la transexualidad y en la actualidad es la que centraliza las operaciones de cambio de sexo de Andalucía. El responsable de Endocrinología, Francisco Tinahones, recuerda que por la alta prevalencia de las patologías que trata la especialidad, tiene una fuerte presión asistencial. Aunque afirma orgulloso: "Esa enorme demanda de asistencia es un problema, pero la resolvemos no renunciando a la excelencia".

El área de Traumatología del Clínico también tiene intervenciones de las que presumir a nivel nacional. Es el único hospital público de España que opera el enanismo. En dos décadas, ha hecho más de 230 intervenciones con las que ha cambiado la vida de igual número de afectados.

Y hay otras operaciones que parecen ciencia ficción, pero que son realidad desde hace muchos años. Como las que realizan los cirujanos cardiovasculares para reparar la rotura de la aorta abdominal, que causa una hemorragia mortal si no se actúa con celeridad. Sin abrir al paciente, mediante un catéter desde la ingle y aprovechando las vías circulatorias, llegan con una prótesis plegada como un paraguas hasta el lugar indicado; allí la abren y sellan la rotura. Solo la prótesis cuesta unos 10.000 euros.

La Cirugía Cardíaca también es un referente en Málaga. En el Clínico, los cirujanos reparan la válvula aórtica con la del propio paciente. La técnica -que sólo se aplica en media docena de hospitales de España- evita las complicaciones de las prótesis y le ahorra al enfermo tener que tomar medicación. Otro avance del que se sienten orgullosos los profesionales es el de la cirugía cardíaca mínimamente invasiva. Gracias a las cámaras quirúrgicas tridimensionales, pueden operar la válvula mitral y la tricúspide abriendo apenas tres centímetros por debajo del pecho. Hasta hace apenas unos meses, esa intervención requería rajar todo el esternón del paciente. El Clínico es pionero en España en esta técnica y de hecho va a ser el centro encargado de formar a cirujanos del resto del país.

Otro frente para que la sanidad pública saque pecho es la investigación. A pesar de los recortes de los últimos años, hay una efervescencia investigadora en la provincia. Hace unos días, por ejemplo, el Regional obtuvo la autorización de la Agencia Española del Medicamento para fabricar células madre a partir de la grasa de donantes con las que tratar patologías como la esclerosis múltiple, la esclerosis lateral amiotrófica o el ictus. Este afán de los profesionales por construir la Medicina del futuro ha atraído también a Málaga la primera subsede fuera de Madrid del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO). El proyecto se centrará en el cáncer de vejiga, riñón y próstata y prevé ponerse en marcha a lo largo de este año. Ha sido impulsado por especialistas de la sanidad pública que buscan soluciones para las patologías que día a día atienden en sus consultas.

Y la guinda para un sistema público puntero la pone la solidaridad. Sólo el Materno Infantil ha operado desde 2010 a más de 40 niños de países pobres de patologías graves dentro de un programa de cooperación al desarrollo y ayuda humanitaria. Profesionales de casi una decena de especialidades están involucrados en esta iniciativa callada, pero que ha salvado o cambiado la vida de muchos pequeños.

Dos páginas no alcanzan para resumir lo mejor de la sanidad pública. Pero sí para esbozar un modesto reconocimiento a un sistema que es de todos y a los profesionales que lo construyen cada día.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios