Unos 50 pacientes esperan desde junio el informe sobre su resonancia

  • El Carlos Haya desmiente la denuncia de UGT y dice que sólo ha recibido dos reclamaciones de 18.600 pruebas

Los médicos, en determinadas patologías, no sólo necesitan hacer una prueba diagnóstica a sus pacientes sino que además deben tener el informe que las interprete. Según UGT, medio centenar de enfermos del Hospital Carlos Haya llevan esperando desde el mes de junio que informen sus resonancias magnéticas.

Esta demora provoca que cuando los pacientes acuden al especialista para una revisión, éste debe darles una nueva cita porque carece del informe imprescindible sobre la prueba diagnóstica. La tardanza dilata el diagnóstico o el tratamiento: "Esto provoca que cuando acuden a su revisión no pueden ser atendidos o valorados por completo, lo que deriva en una nueva cita y alarga la demora".

UGT sostiene que no se trata de casos puntuales, sino de una situación "repetida" a lo largo de las semanas" en el Servicio de Radiología. "Las pruebas se hacen, pero no se hacen los informes; esto deriva en reclamaciones de los enfermos ante los especialistas por hacerles perder un día de trabajo y obligarles a desplazarse hasta el centro hospitalario", asegura la organización sindical.

Para UGT, el problema es resultado de la falta de personal por las tardes en ese servicio, lo que supone un incumplimiento de los acuerdos suscritos en enero entre el Servicio Andaluz de Salud (SAS) y los sindicatos que posibilitaron la apertura de las consultas de los hospitales hasta las 20.00 horas. "Se debe a la falta de contratación estable de los radiólogos, a los cuales se les hacen contratos de bajas cortas en lugar de cumplir lo acordado con ellos, que eran contratos anuales", señala el sindicato. UGT acota que debido a esta situación de precariedad, dos radiólogos del hospital se han marchado a la clínica Xanit de Benalmádena.

La dirección del Carlos Haya replicó que sólo ha recibido dos reclamaciones de pacientes por demora en la entrega del informe de su resonancia magnética; "un hecho puntual y excepcional teniendo en cuenta las 18.600 resonancias solicitadas al hospital que se han llevado a cabo en 2007".

Además, el centro sanitario aseguró que los procedimientos del Servicio de Radiodiagnóstico se ajustan a los plazos marcados por el decreto que establece un tope de 30 días para las pruebas diagnósticas. "En el caso de que un paciente acuda a la consulta de Radiología y pida el informe correspondiente a una prueba realizada, se le ofrece información en ese día o al día siguiente, no habiendo demora de más de dos días tras su petición", aseguró ayer el hospital en respuesta a la denuncia de UGT.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios