Un padre demanda a Salud por cobrarle la operación de su hija

  • Tuvo que pagar 1.473 euros por varias consultas y una intervención de oído · Una parte de esa suma se le cobró por embargo y otra la abonó en la vía de apremio

Comentarios 5

Un padre ha presentado una demanda contencioso-administrativa contra la Consejería de Salud por cobrarle una operación de oídos de su hija. Fernando Contreras interpuso el pleito el 20 de mayo pasado, después de que el Hospital Carlos Haya desestimara con fecha 3 de marzo de ese año el recurso que había interpuesto. Contreras ha tenido que pagar 1.473 euros por varias consultas, la intervención y la hospitalización. El hospital le cobró una parte mediante embargo y otra fue pagada por el padre ya en la vía de apremio.

La niña acudió a Urgencias del Materno -que depende del Carlos Haya- el 12 de febrero de 2010 porque le sangraba un oído. A lo largo del año tuvo varias consultas (en un escrito que con fecha 1 de abril de 2011 entregó para la delegada de Salud, María Antigua Escalera, el padre apunta que la niña no pasó por el centro de salud ni fue derivada por el pediatra como establece el protocolo "por la gestión de un familiar médico"). Finalmente, la menor fue operada el 1 de diciembre de 2010, quedó ingresada y al día siguiente fue dada de alta.

Justamente cuando iban a salir del hospital, les informaron de que debían pasar por el área de gestión de cobros. Es entonces cuando se les indicó que la niña no tenía derecho a la asistencia sanitaria gratuita porque la tarjeta de la madre -utilizada en todo el proceso y a cargo de la que están el esposo y los dos hijos- no estaba en vigor. "Una menor de edad, española y andaluza, no tiene derecho a asistencia sanitaria gratuita", se queja el padre.

La mujer estuvo trabajando y cotizando hasta 2001. El padre es abogado, pero argumenta que su mutualidad no cubre la asistencia sanitaria. Ninguna de las cuatro personas incluidas en la cartilla cotiza a la Seguridad Social.

Con fecha 2 y 3 de diciembre de diciembre de 2010, a nombre de su hija, que entonces tenía nueve años, recibe escritos del área de gestión de cobros para que acredite que tiene derecho a asistencia sanitaria o pague. Contreras destaca que en el caso de la primera consulta del 19 de febrero, la factura se emite diez meses después. El padre denuncia que desde que acudieron a Urgencias hasta que la niña fue operada "en ningún momento" se les informó de que la tarjeta sanitaria no estaba en vigor. Al saber la situación, aportaron los documentos por los que, con fecha 10 de diciembre de 2010, la Consejería de Salud les concedió a los cuatro la asistencia sanitaria gratuita. Pero el reconocimiento llegó después de la operación. Contreras interpuso un recurso ante el hospital para no pagar la operación, pero fue desestimado. Luego, puso el contencioso.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios