Liga Endesa El Morabanc Andorra vence al Unicaja (66-60)

Los padres de Lucía relanzan la tesis de que su muerte no fue un accidente

  • Aportan nuevos indicios a los investigadores que abrirían la puerta a la participación de una tercera persona

  • La Guardia Civil promete a la familia "llegar hasta el final"

Imagen de la estación de Cercanías de Pizarra donde desapareció la niña de 3 años mientras jugaba con sus primos. Imagen de la estación de Cercanías de Pizarra donde desapareció la niña de 3 años mientras jugaba con sus primos.

Imagen de la estación de Cercanías de Pizarra donde desapareció la niña de 3 años mientras jugaba con sus primos. / Javier Albiñana

Comentarios 1

La familia de Lucía, la niña de 3 años hallada muerta el pasado 27 de julio junto a las vías del tren en Pizarra, ha presentado nuevos indicios a los investigadores de la Guardia Civil que abrirían la puerta a la participación de una tercera persona en la desaparición de la menor y que podrían dar un giro a la tesis principal mantenida hasta el momento, que Lucía se despistó y caminó sola hasta sufrir un golpe al paso de la locomotora

Así lo aseguró ayer la portavoz de la familia, la letrada Ana Belén Ordóñez, tras reunirse con los investigadores con el fin de analizar la marcha de las pesquisas. En el curso de esa reunión se habrían presentado "nuevos datos" surgidos en los últimos días y por lo tanto no investigados hasta ahora, que para la familia podrían ser decisivos y echar por tierra la teoría del accidente mantenida como principal hipótesis. No obstante, no precisó de qué indicios se trataba para no perjudicar la marcha de las investigaciones.

Los nuevos datos surgidos en torno al caso han surgido en los últimos días

La letrada, responsable del departamento de Derecho Penal del despacho Ley 57 Abogados y que ejerce como única voz de la familia, aseguró que la Guardia Civil les prometió indagar sobre estos nuevos indicios y que llegarán hasta el final en este caso. Según Ordóñez, el equipo de homicidios del Instituto Armado habría asegurado a la familia que "agotarán todas las vías de investigación" hasta aclarar lo sucedido el día de la desaparición de la menor.

Desde el inicio del caso, la familia ha mantenido su "total confianza" en los medios oficiales desplegados para la investigación. En su primera comunicación nada más personarse como parte en el proceso judicial abierto en el Juzgado de Instrucción número 10 de Málaga, apuntaron que debían investigarse "todos aquellos puntos oscuros que se han encontrado o puedan encontrarse, sin descartar ningún supuesto y ninguna responsabilidad".

La tesis de que todo fue un cúmulo de fatalidades y de que ninguna persona intervino en la desaparición y posterior muerte de la niña ha sido la única y principal hipótesis mantenida hasta ahora por la Guardia Civil y los responsables del Ministerio del Interior, que han pedido cautela ante los rumores y conjeturas de los últimos días. Según esta versión, la pequeña de tres años desapareció a las 23,20 de la noche cuando jugaba con sus primos en la estación del Cercanías de Pizarra, cerca de la terraza donde sus familiares estaban cenando. La menor se despistó y caminó sola casi cuatro kilómetros cerca de las vías del tren, por un trayecto plagado de piedras.

En un momento determinado la niña se durmió o tumbó fruto del cansancio y su cuerpo apareció con un golpe en la cabeza que le causó un traumatismo craneoencefálico severo. El maquinista del tren que realiza el trayecto entre Málaga y Álora encontró el cuerpo de la pequeña poco antes de las 7:00. Esta versión se sustenta en una grabación efectuada por una cámara del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) en la zona. En ella se puede ver cómo la niña camina en solitario junto a las vías y en dirección Álora, en la misma zona en la que le buscaron sin éxito la noche de su desaparición, según fuentes de la investigación.

En el pueblo de Pizarra, que se volcó con la familia de Lucía desde el pimer momento y muchos de cuyos vecinos participaron en las labores de búsqueda, no se creen la versión del accidente. Afirman que una niña tan pequeña no pudo caminar una distancia tan larga, por un camino lleno de obstáculos y de noche. Además, la aparición del cadaver en una zona de la vía donde desemboca una pista de tierra no hizo sino alimentar las sospechas. Los agentes peinaron la zona visitando bares y restaurantes próximos a la vía en un primer momento. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, pidió recientemente no hacer "conjeturas" sobre las causa del fallecimiento de la niña, en una investigación que, como dijo, aún no ha terminado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios