Tres pantanos vuelven a desembalsar agua para no desbordarse

  • La Concepción, Casasola y el Limonero mantienen sus compuertas abiertas

Cuatro años mirando al cielo para que lloviera y ahora en apenas dos meses algunos pantanos de la provincia de Málaga ya han estado a punto de desbordarse en seis ocasiones. Las intensas lluvias de ayer obligaron de nuevo a la Agencia Andaluza del Agua a abrir las compuertas de las presas de La Concepción, Casasola y el Limonero para evitar que se rebasara su nivel de seguridad.

La que entrañaba el mayor riesgo de desbordamiento ha vuelto a ser la presa de La Concepción que abastece a la Costa del Sol occidental. Sólo tiene capacidad para almacenar 56 hectómetros cúbicos y han demostrado ser claramente insuficientes para recoger los casi 900 litros por metro cuadrado que han caído en unos meses.

Desde el domingo a última hora, la delegada provincial de Medio Ambiente, Remedios Martel, aseguró que el pantano está arrojando unos 75 metros cúbicos por segundo y "así se mantendrá mientras haya previsión de que siga lloviendo".

Es la sexta vez que se desembalsa agua de este pantano en lo que va de año. En total, se han soltado unos 30 hectómetros cúbicos .

También hubo que abrir las compuertas de la presa de Casasola, que regula el río Campanillas, ayer por la mañana y se espera que permanezcan así hasta que se aliviar en torno a 1,7 hectómetros cúbicos.

Lo mismo ocurre en el pantano del Limonero de la capital y desde ayer el río Guadalmedina vuelve a discurrir con un importante caudal en su tramo urbano.

A pesar de los desembalses que se han tenido que hacer en las últimas semanas, y que equivalen al consumo de agua de la capital durante más de seis meses, los siete pantanos malagueños almacenan ya casi 524 hectómetros cúbicos. En sólo una semana han ganado diez .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios