El alcalde paraliza la revisión del PGOU hasta acordar su contenido con la Junta

  • Técnicos de Urbanismo y de la Dirección General de Ordenación del Territorio mantendrán reuniones para acercar posturas · Díaz Guirado abre la puerta a un acuerdo sobre las VPO en Campanillas

Comentarios 0

La aprobación provisional del Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de Málaga tendrá que esperar. Y lo hará hasta en tanto se resuelven las evidentes discrepancias que mantienen algunas de las propuestas incluidas en el documento de planeamiento local y el Plan de Ordenación Territorial (POT) impulsado por la Junta de Andalucía, que se opone de manera categórica a la construcción al norte de la ronda este y reserva para vivienda protegida y uso empresarial buena parte de los suelos al sur de Campanillas.

Esta realidad hizo que ayer el alcalde de la ciudad, Francisco de la Torre, asumiese de manera clara que el ordenamiento urbanístico de la capital de la Costa del Sol no podrá ser aprobado de manera provisional hasta que se solventen los puntos de colisión con la Administración autonómica. "Debemos de adaptar nuestro calendario a este tema. Me parece lo lógico", manifestó el regidor, cambiando el mensaje que hasta la fecha había mostrado públicamente.

En este objetivo, técnicos de ambas instituciones ya han mantenido un primer encuentro con la intención de acercar posturas, un extremo complejo debido la distancia que en este momento existe entre los argumentos de unos y otros. El alcalde apuntó que el número de reuniones será el necesario para solventar todos los puntos de fricción, al tiempo que advirtió de la necesidad de que en este proceso negociador "se respeten los ámbitos de decisión" de cada una de las administraciones.

Cabe recordar que esta es la segunda ronda de diálogo que la Junta mantiene con el Consistorio en relación al Plan General. La primera de ellas permitió sentar a la misma mesa, de un lado, a los técnicos de la Gerencia de Urbanismo y, de otro, de la Delegación Provincial de Medio Ambiente. Y del mismo modo que está ocurriendo en la actualidad, en las anteriores citas la construcción por encima de la autovía y la urbanización junto al río Campanillas fueron los grandes escollos, hasta el punto de que la declaración previa de Medio Ambiente rechazaba ambas intervenciones municipales.

El concejal de Urbanismo, Manuel Díaz Guirado, confirmó a este periódico que el primero de los encuentros con los responsables de la Dirección General de Ordenación del Territorio se mantuvo antes de Navidades, estando prevista la siguiente reunión para dentro de unos días. "Se trató de una toma de contacto", precisó el edil del PP, quien destacó la necesidad de que estas conversaciones permitan "consensuar al máximo los temas para que ambos documentos recojan lo mejor para la ciudad".

En relación la edificación de medio millar de viviendas al norte de la ronda este, dentro de la denominada urbanización Altos del Limonar, Díaz Guirado insistió en defender los beneficios de la actuación, ya que, según dijo, reportará una importante bolsa de suelo para equipamiento. Respecto al otro punto espinoso, el de la construcción en la zona de Campanillas, recordó que la previsión de la Junta es la de delimitar una reserva para VPO que inicialmente no encaja con los planes municipales, aunque abre una puerta al acercamiento al mostrar su disposición a "llegar a un punto de acuerdo".

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios