"Con la crisis las parejas no se podrán divorciar, están casadas con su hipoteca"

  • El psicólogo experto en rupturas matrimoniales habla en esta entrevista de la custodia compartida, de las razones que disparan cada verano las separaciones o de los efectos que éstas tienen en los hijos

Comentarios 20

El psicólogo José Manuel Aguilar acumula una larga experiencia en divorcios y relaciones de pareja. El pasado miércoles presentó en Málaga su libro Tenemos que hablar, una guía con consejos para llevar un buen divorcio: desde las custodias, al funcionamiento de los juzgados o el derecho de las abuelas a ver a sus nietos. Aguilar explica las consecuencias del síndrome de alineación parental y las secuelas que una separación puede ocasionar a los hijos.

-Usted defiende la custodia compartida como el sistema más solvente para hacerse cargo de los hijos tras un divorcio. ¿Qué es exactamente?

-La custodia compartida es dar la posibilidad a ambos progenitores de estar implicados en la vida de su hijo en igualdad. Para eso hace falta tener un reparto de tiempo y de espacios lo más equilibrado posible, enfrente de la custodia monoparental que deja a uno de los progenitores periféricos, como visitadores. Habitualmente es el varón porque hay más madres con la custodia, aunque también hay mujeres. Con visitas de fines de semana alternos y una tarde a la semana, el progenitor no puede participar en la vida de su hijo.

-Y eso tendrá consecuencias para los padres y los hijos...

-Sí. Además, se sobrecarga a una de las figuras, a la que se le dan todas las posibilidades para usar a los hijos. Esto lleva aparejadas una serie de ventajas económicas muy considerables: el que se queda con la custodia se queda con la casa y la pensión. Y eso genera una cantidad de peleas por los hijos que realmente no son por los hijos, sino por los intereses que los acompañan.

-¿Entonces el movimiento que se ha generado alrededor de la custodia compartida esconde un deseo de ahorrarse la pensión en vez de un interés por ver más a los hijos?

-Me alegraría muchísimo que saliera esta pregunta y mi respuesta. Considere que ese argumento se puede dar la vuelta y usarlo contra las madres. ¿Quieren seguir reteniendo la custodia porque ganan la vivienda y la pensión? La custodia compartida reparte los gastos a la mitad y nadie se ahorra nada. Se deberían liquidar y repartir los bienes. Sin pensión porque los gastos van a la par.

-¿Pero una sociedad donde todavía la mujer sigue optando por una reducción de jornada o renuncia a puestos de responsabilidad cuando tiene un hijo, si no deja de trabajar, está preparada para asumir un reparto luego igualitario de gastos? ¿Es justo?

-Habla usted como si a la mujer hubiera que compensarla económicamente y eso ya no se recoge en las decisiones judiciales. Y además no existe porque la mujer trabaja. Si hubiera dejado de trabajar, se establece un período de dos o tres años de pensión compensatoria. Ya no existen las pensiones para toda la vida. Es muy difícil que ahora las mujeres dejen de trabajar por una palabra que se llama hipoteca.

-Entonces vamos hacia un reparto de gastos y responsabilidades.

-Es el futuro, ahora si un progenitor no quiere la custodia compartida no se aprueba. Se está convirtiendo en un gravísimo error unir hijos y otras ganancias económicas o la posibilidad de pasar una factura emocional. Hay que evitar que los hijos sean usados consciente o inconscientemente.

-¿Se refiere al conocido como síndrome de alineación parental? ¿Qué es exactamente y qué consecuencias tiene?

-El síndrome de alineación parental recibió la semana pasada el reconocimiento oficial del Colegio Profesional de Psicólogos y lo ha definido como una alteración cognitiva, conductual y emocional, en la que el niño desprecia y critica a uno de sus progenitores. Esta actitud de rechazo y minusvaloración es injustificada o responde a una exageración de supuestos defectos del progenitor. Yo ya colaboro con una asociación de hijos de padres divorciados, que quieren levantar la voz y decir cuál es su experiencia. Esos hijos ya se han convertido en pacientes de los psicólogos y el daño es atroz.

-¿Cómo puede un padre o una madre mantener una actitud de agresividad o ataques al otro si sabe que puede perjudicar a su hijo?

-Es el ánimo de venganza y el querer seguir manejando la vida del otro, a través del hijo. Que los padres siempre priman el bienestar de sus hijos eso es mito cultural. Cuando llegan los deseos de venganza no importa nada. El sistema judicial está preparado para el enfrentamiento. El sistema jurídico que juzga un divorcio es el mismo que juzga un homicidio, donde hay un acusador y un acusado. En un divorcio no hay culpables.

-Pero ya no hay que dar motivos ni responsables para un divorcio.

-Pero eso no implica que cuanto más armado llegues, mejor resultado tengas. Y en un juzgado de familia la mujer lo tiene todo ganado.

-¿Por qué? ¿A qué se refiere?

-Porque ésa es la tradición judicial. Porque ese mito del que hablamos también lo tienen los jueces en la cabeza y muchos profesionales. Luego nos llevamos las manos a la cabeza y nos encontramos con esas noticias que vemos en la televisión. Esa madre que se va y deja a los niños llenos de mierda en la casa.

-Está hablando de una minoría.

-Pasa poco y aún menos se denuncia. Conocemos en Ferrol el caso de una madre que ha presionado tanto a su hijo para implicarlo en el asesinato de la abuela y que luego se autoinculpara. Aunque las generalizaciones son torpes. La mala leche no entiende de sexos.

-La tasa de divorcios no deja de crecer. ¿Es sólo por el divorcio exprés o es que las parejas también rompen más?

-Las parejas rompen más y más rápido. Ya no es el divorcio exprés, sino el matrimonio exprés. Gente que viene de la luna de miel y pide el divorcio. Cada vez se lucha menos por las relaciones. Hay más facilidad para romper y se usa. No es aquello de que haya que aguantar, pero la gente trabaja menos la relación. Son más superficiales porque no hay tiempo. El sexo es rápido, la comida es rápida, las conversaciones rápidas y todo es superficial. Si no tienes 20 minutos no puedes hacer un buen guiso y te harás un bocadillo. Eso es comida basura. Y el sexo también se puede convertir en sexo basura y relaciones basura.

-¿Se rompen más relaciones en verano? ¿Por qué ?

-En septiembre se nos plantearán un tercio de los divorcios de todo el año. Porque estamos más tiempo juntos. Pero estamos entrando en un nuevo ciclo: la gente no se puede divorciar por cuestiones económicas. Debido a la crisis económica y a la cantidad de deudas que tienen las parejas, no se pueden divorciar. En los próximos meses lo vamos a ver. ¿Que te quieres quedar con el piso? Muy bien, para ti y la hipoteca, que yo me voy. Que no puedo ni soportarla, ni mantenerla, es que no la quiero. Yo ya tengo parejas que conviven, están casados y no tienen vida marital. Están casados con su hipoteca.

-¿Por qué se extiende la falsa creencia de que la mujer sale beneficiada en un divorcio si presenta una denuncia por malos tratos?

-El procedimiento es el siguiente. Si en un divorcio, la mujer mete una denuncia por maltrato, en 24 horas le ponen al hombre una orden de alejamiento y se tiene que ir de la casa y dejar a los hijos con la madre.

-Pero eso es una medida cautelar que después se anula.

-Cautelar que se eleva a estable y definitiva. Y una medida cautelar puede durar seis meses o un año. Y siempre será un presunto maltratador.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios