El parque de 130.000 metros en Repsol se calcula en unos 8 millones

  • El Ayuntamiento quiere que la Sareb adelante el dinero como parte de sus cargas en el sector

  • El desbloqueo de la operación mantiene la previsión de levantar cuatro torres de gran altura

Diseño del parque en los terrenos de Repsol. Diseño del parque en los terrenos de Repsol.

Diseño del parque en los terrenos de Repsol.

El desbloqueo del proyecto sobre los antiguos suelos de Repsol, que mantendrá la previsión de levantar cuatro torres de gran altura y 400 viviendas de protección oficial (VPO), abre las puertas de par en par a que a lo largo del año que viene se cumplan los trámites urbanísticos y administrativos necesarios para arrancar los trabajos sobre el terreno a finales de mismo ejercicio o, más probablemente, en los primeros meses de 2019.

Son, grosso modo, las estimaciones que se manejan en el seno del equipo de gobierno del PP sobre una de las grandes operaciones dibujadas en el actual Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) de la ciudad. El acuerdo alcanzado con Ciudadanos subraya la necesidad de otorgar carácter prioritario a la ejecución de un gran parque en el sector. La zona verde, salpicada de instalaciones deportivas, entre otros usos, consensuada dispondrá de 130.000 metros cuadrados frente a los algo menos de 70.000 que se habían manejado en origen.

Creen posible arrancar los trabajos a finales de 2018 o principios de 2019

A pesar de este incremento sustancial en la superficie reservada, la inversión que sería necesaria rondará los 8 millones de euros, según fuentes municipales, con un plazo que podría rondar el año. Y ello es debido a que en el último anteproyecto, que fue presentado por el alcalde, Francisco de la Torre, y el portavoz de C's, Juan Cassá, el pasado jueves, introduce una serie de modificaciones respecto a la intervención original. Ambas con la firma del estudio CHP.

Sobre ello, las fuentes señalaron que la primera idea, que fue presentada a los vecinos a principios de 2016, "era demasiado idealista, tenía una serie de espacios abiertos pensados como escenarios para que se hiciesen actuaciones al aire libre, mientras que este se ha hecho más realista". En concreto, a diferencia de lo que se percibe en el último diseño, el primario contemplaba cinco zonas de juegos infantiles tematizados, zona libre para skate, patines y bicis (diseñados en colaboración con Rubén Alcántara), tres zonas de equipamientos biosaludables, un auditorio y una lámina de agua de unos 2.000 metros cuadrados.

Sobre este último elemento, las fuentes apuntaron que la intención es mantenerla en la propuesta definitiva, pero recordaron que en la tramitación de la actuación será necesario contar con los preceptivos informes por parte de Aena (Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea). Cabe recordar que justamente el pronunciamiento negativo del ente estatal echó para atrás la idea de ejecutar una balsa de agua en el parque del Campamento Benítez.

Asimismo, en el esbozo el mercadillo de la Avenida de Europa se trasladará a la zona donde en un futuro podrán levantarse las tres torres a las que tiene derecho el Ayuntamiento. "Lo normal es que se realice una capa de hormigón para su instalación", expusieron, mientras que en la idea de principios de 2016 se planteaba un jardín geométrico-mercadillo.

Allanado el camino, desde el equipo de gobierno incidieron en la necesidad de tramitar con celeridad la aprobación del proyecto de urbanización, algo que podría tener lugar en los primeros meses de 2018, lo que daría paso a la licitación de los trabajos de ejecución del parque. En este punto, la intención del Ejecutivo local es recuperar el ofrecimiento que en su día hizo la Sareb (Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria) de adelantar el dinero que le correspondería aportar de las cargas correspondientes a la urbanización.

"Ellos son los primeros interesados en que se haga el parque porque de ese modo ganaría atractivo el sector y, por ende, de los aprovechamientos que tienen asignados en el mismo cara a su posible venta", expusieron. El reparto de las unidades de aprovechamiento deja en manos del también conocido como banco malo 59.337,79 metros cuadrados de techo residencial, que quedarán concentrados en una torre de 35 plantas (34 sobre un zócalo de uso comercial y terciario), con unos 126 metros de altura. Ello se traduce en 402 viviendas de renta libre, a lo que sumar 19.141 metros cuadrados de uso terciario.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios