Un paseo por la Costa del Sol de ayer y hoy

  • Dos periodistas publican un libro que se venderá en España e Iberoamérica

"Nadie sabe muy bien cuándo comenzó todo. Es harto difícil establecer una fecha concreta, datar el momento exacto en que esta franja del sur de Europa, la zona occidental de la provincia de Málaga, comenzó a convertirse en la Costa del Sol. Lo que es indudable es que su atractivo turístico antecedió al nombre. La denominación le llegó cuando un par de periodistas tuvieron que llamar de alguna manera un fenómeno que ya, en un determinado momento, empezaba a ser demasiado grande. Y la nombraron así, Costa del Sol, creando una marca que sería, en muy poco tiempo, reconocible en el mundo entero...". Así comienza el libro Reencontrar la Costa del Sol escrito por los periodistas Agustín Lomeña y Juan Gaitán que será comercializado a partir del 27 de marzo en librerías de España e Iberoamérica.

A lo largo de 274 páginas y 200 ilustraciones, la editorial Lunwerg editará 10.000 ejemplares de este título que pretende recuperar sobre un papel de alta calidad la historia y el presente de este destino, así como dar algunas líneas a seguir para que el futuro sea igual de positivo que las décadas anteriores.

Como suele pasar en este tipo de libros, las anécdotas saltan a cada línea. "Hemos intentado contar la historia de todos aquellos personajes que han sido importantes para la Costa del Sol y que todo el mundo conoce, pero también la de aquellos que han pasado más desapercibidos y que también han sido vitales para este destino como, por ejemplo, monseñor Bocanegra", explica Agustín Lomeña.

En el libro se relata que el primer turista considerado como tal que llegó a Málaga fue Georges Langworthy, popularmente conocido como "el inglés", quien a finales del siglo XIX compró la finca Castillo de Santa Clara. Pero no fue hasta 1942 cuando se abrió el primer hotel propiamente dicho, llamado La Roca en Torremolinos, que aún era una barriada de Málaga. Enrique Bolín Bidwell alquiló una casa con 15 habitaciones y le añadió un ala con otras 10 habitaciones. "Eran de lujo, con baño propio, algo inusual en la época, que entonces costaban la friolera de 104 pesetas y por donde pasaron personajes tan dispares como Lord Halifax, Rita Hayworth o Ava Gardner", relatan los periodistas. Aún se conserva, según el texto, el libro de oro del establecimiento con una especial dedicatoria de ésta última actriz: "Muchas gracias por su magnífico atardecer".

En Marbella tampoco perdían el tiempo. En 1953 se inauguró el hotel Marbella Club después de hacer una pequeña remodelación en un cortijo propiedad de la familia Hohenlohe. "La leyenda cuenta que Alfonso de Hohenlohe circulaba por la zona cuando averió su coche y, mientras buscaba a alguien que se lo reparase, se percató de las enormes posibilidades turísticas de Marbella", afirman los autores. Tres años después, José Luque compraba los restos de un fuerte y sus territorios aledaños por 300.000 pesetas, una cantidad que entonces era "una locura". Ahora es el Hotel El Fuerte, gestionado por sus hijos y su viuda.

A partir de ahí, los empresarios se encargaron de que el nombre de Marbella fuera conocido en todo el mundo. James Stewart, Rock Hudson, Gina Lollobrigida, Ringo Starr, Marlon Brando, Aristóteles Onassis, María Callas, los duques de Windsor o los Kennedy frecuentaron la costa malagueña, por no hablar de algunos actores españoles que empezaban a cobrar fama y que pusieron a la Costa del Sol como el centro del turismo internacional como Alfredo Landa o José Luis López Vázquez.

El 16 de abril de 1964 la Costa del Sol fue declarada por el Gobierno zona turística de interés nacional, en 1966 se puso en servicio la nueva pista del aeropuerto y en 1968 se inauguró la terminal y la torre de control tras haber invertido 93 millones de pesetas. El 30 de diciembre de ese mismo año se alcanzó el primer millón de viajeros. Hoy en día, el aeropuerto de Málaga supera los 13 millones de pasajeros. En 1956 llegó a Málaga el primer vuelo chárter procedente de Londres fletado por el touroperador Horizon Hollidays.

La apertura del Hotel Pez Espada en 1959 en Torremolinos fue el espaldarazo definitivo a la llegada de famosos y a engrandecer el nombre de este destino turístico. Sólo en 1964 se inauguraron 13 hoteles en la costa. Fiestas, bailes, copas... y monseñor Rodrigo Bocanegra, párroco de Marbella, un personaje que Lomeña considera fundamental en la historia de la Costa del Sol. "Don Rodrigo se dedicó a recorrer todos los pueblos de la Serranía de Ronda, con altos índices de paro, para trasvasar mano de obra a la Costa del Sol", afirman en el libro, aunque la anécdota más significativa fue cuando Bocanegra, según la obra, "consiguió que Franco hiciera la vista gorda a los bikinis, que estaban totalmente vetados". Cientos de historias que demuestran el éxito de Málaga a escala mundial y, sobre todo, el importante avance que ha tenido la provincia pues hace apenas 60 años Marbella era sólo un pueblo de pescadores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios