A pedradas para encontrar una pareja

  • Mijas celebra el día de San Antón con el lanzamiento de guijarros a la imagen

Cada 17 de enero los animales de Mijas tienen una cita obligada en la ermita de San Antón de la zona de Osunillas. Allí, como marca la tradición, reciben la bendición del párroco para que tengan una larga vida llena de felicidad bajo la protección del santo. Ayer se celebró de nuevo este tradicional evento religioso, una cita que gana cada año adeptos llegados desde el propio municipio o de localidades limítrofes como es el caso de Fuengirola y Benalmádena. Sin embargo, esta fiesta se ha convertido en mucho más que una simple bendición a los animales; es una oportunidad para las jóvenes casaderas de pedir al santo una pareja.

Y es que según la tradición aquella joven que lance una pedrada al santo y le dé en la entrepierna conseguirá novio durante ese año. Una historia popular que puede sonar curiosa, pero lo cierto es que cada año frente a la fachada de la ermita se congregan mujeres que lanzan piedras a la talla de San Antón para hallar a su media naranja. "No sabemos de dónde viene la historia, pero lo que sí sabemos es el método que hay que seguir. Las mocitas tienen que lanzar tres chinitas y si aciertan en la entrepierna de San Antón encuentran novio seguro", explicaba Antonia Martínez, una vecina de Mijas.

Sea cierto o no, ayer varias mujeres afinaron la puntería y lanzaron sus tres guijarros a la réplica instalada en la fachada de la ermita. Sin embargo, el azar quiso que ninguna acertase, aunque una de las lanzadoras no dudó en realizar más intentos de los que marca la tradición para atraer la suerte en el amor. "Es que parece sencillo a simple vista pero es bastante complicado. El santo está muy alto y darle justo en ese sitio parece casi imposible", comentaba Sonia, una de las mujeres.

Pero con el paso del tiempo las costumbres cambian, por lo que ayer, y ante la expectación de los asistentes, también probó suerte un hombre, aunque tampoco acertó en el sitio indicado. "¿No hay que luchar por la igualdad? Pues que también lancen hombres, no pasa nada", afirmó con una sonrisa Martina López, una asistente. Pero no todo en este día gira alrededor del amor. Los animales, sobre todo perros y gatos, también tuvieron su momento de protagonismo cuando el sacerdote, con un clavel, les lanzó agua bendita. Entre ellos se encontraba Margarita, una cerdita vietnamita de sólo tres meses. "Es muy pequeña pero queremos que sea bendecida por San Antón. También hemos traído a su compañera de juegos, una perrita, para que reciba un poco de agua bendita", señaló Rocío Barranquero, una vecina de Osunillas.

Para completar la jornada, y tras la celebración de la misa, los asistentes se unieron para realizar juegos y cantes antiguos, todo mientras parte del numeroso público congregado degustaba una serie de tapas y platos realizados por la Hermandad de San Antón para recaudar fondos. "Somos los mayordomos del santo, por lo que todo lo que conseguimos lo destinamos a los gastos que se puedan derivar durante el año de la ermita", ultimó Antonio Márquez, hermano mayor de la Hermandad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios