Las 'perlas' del plan Zapatero

  • Humilladero, con 3.200 habitantes, aprovecha la inyección para construir un velódromo e Istán destina 240.000 euros a una piscina climatizada · Los cementerios y las aceras, entre las grandes apuestas· En esta información han colaborado: Bárbara Rodríguez, Desirée Bea, Gema González, Mayte Cortés y Javier Flores.

Un velódromo de 250 metros de cuerda, la colocación de rejillas de sumidero en las calles, el embellecimiento de un puente que se eleva sobre un río y sobre todo, la construcción de muchos nichos en los cementerios. Son algunos de los proyectos curiosos y llamativos que se pueden extraer del largo listado de obras que, desde hace algunos meses, asuelan la inmensa mayoría de municipios de la provincia, cuyos ayuntamientos recibieron como agua de mayo la descarga de 268 millones de euros que los denominados fondos anticrisis, también conocidos como plan Zapatero o Feil, han dejado en Málaga.

En tiempos difíciles, la aportación estatal vino a insuflar aire a unos pulmones, los municipales, altamente congestionados de carestía económica. No hay consistorio que no haya aprovechado la oportunidad para reformar buena parte de sus calles, construir rotondas por doquier o remodelar el pavimento de las aceras. Actuaciones con las que dignificar el ambiente urbano y dar respuesta a algunas de las perennes deficiencias en equipamientos que muchos presentaban.

Pero lejos de lo que podría entenderse como obras de andar por casa, ésas que inciden sobre lo que pisan los vecinos, sobre las calzadas por la que circulan los vehículos, hay algunas intervenciones que tanto por la denominación como por la finalidad de las mismas resultan, al menos, curiosas. En un vistazo detallado la mirada se posa casi de inmediato sobre los 189.000 euros que el Ayuntamiento de Humilladero solicitó y recibió del Gobierno central para poner a disposición de sus poco más de 3.200 conciudadanos un velódromo de 250 metros de cuerda.

La sorpresa que causa el interés de los gobernantes de este pequeño municipio por emplear buena parte de su reserva económica en esta infraestructura, no es tal para el alcalde de la localidad, Félix Doblas (IU). El regidor justifica la apuesta por esta instalación en la "larga tradición ciclista" que hay en el pueblo. "De aquí salieron grandes ciclistas, como Pedro Torres, que fue ganador del premio de la Montaña del Tour de Francia, y hay varios colectivos que tratan de potenciar este deporte", añade. Doblas insiste en el beneficio que este equipamiento tendrá sobre los vecinos. "Va a servir sobre todo para escuela y para que la gente pueda entrenar y dará respuesta a los padres, que tenían miedo de que los niños saliesen fuera del pueblo con la bici", aclara.

Menos habitantes tiene incluso la localidad de Istán, donde habitan alrededor de 1.400 personas. El alcalde de este pueblo se ha marcado el objetivo de dotar a sus vecinos de una piscina climatizada, obra a la que va a destinar nada más y nada menos que 254.000 euros. La instalación tiene unas dimensiones de 12 metros de largo por seis metros de ancho y, según explica el regidor, José Miguel Marín, "se va a dedicar a las personas mayores que practican ejercicio en el municipio, que son muchas; a aquellas otras con problemas físicos que necesitan rehabilitación y que hasta el momento tienen que ir a Marbella, y a los niños pequeños, para enseñarlos a nadar". El alcalde, de IU, admite que en el pueblo hay otras necesidades, como la terminación de un edificio para usos múltiples, pero al estar ya contemplada en los presupuestos no era posible solicitar ayuda de los Feil.

La preocupación de este dirigente municipal por las actividades deportivas contrasta con la de otros alcaldes por aprovechar los fondos estatales para reformar y ampliar los cementerios de sus pueblos. Tal es el caso de Alhaurín el Grande, que reservaba para algo más de 105.000 euros para la construcción de 200 nuevos nichos; Júzcar y Sedella, donde se reformarán sus cementerios con partidas de unos 23.000 y 121.000 euros, respectivamente...

Al contrario que en estos municipios, en Álora lo que quiere el Ayuntamiento es demoler el antiguo cementerio para poner en valor el castillo árabe en el que se encuentra. Para este cometido se han logrado unos 139.000 euros de los Feil, aunque la tarea es algo más compleja que la simple supresión de los nichos. El alcalde, José Sánchez (PSOE), explica que en los últimos seis años se han estado trasladando los cuerpos que había enterrados en esta localización al nuevo cementerio y ahora lo que toca es "limpiar todo el castillo". La tarea se realiza con el asesoramiento y vigilancia de arqueólogos, dado que esta instalación está declarada por la Junta de Andalucía como Bien de Interés Cultural (BIC).

En Marbella, se da la circunstancia de que el Ayuntamiento va a destinar la nada despreciable cifra de 700.000 euros de los fondos que les corresponde a un plan de alcorques, que afectará a toda la localidad. Y a eso se suma el proyecto para adecuar las alineaciones y mejorar los pavimentos perimetrales de la glorieta del Bulevar Ashamawi, para lo que se emplean unos 58.000 euros. Pero se da la circunstancia de que el origen de esta rotonda data de 2007, teniendo que ser remodelada ahora porque, al parecer, se había quedado estrecha para el paso de vehículos.

Las estrellas de los trabajos realizados en Ronda han sido las aceras, ya que buena parte de los fondos del Plan Zapatero se han destinado justamente a la reposición y renovación de la solería de muchas calles. Asimismo, llama la atención los 22.000 euros destinados al acondicionamiento de unas escaleras en la Avenida de Málaga, o los 18.000 del arreglo del saneamiento del cementerio. Atendiendo a las explicaciones de los regidores, los fondos anticrisis han servido no sólo para aliviar algunas de las grandes prioridades de cada municipio, sino también para dar forma a iniciativas que bien por la limitación presupuestaria bien por el tamaño de la empresa, no hubiesen podido impulsar de otro modo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios