La falta de personal y camas dispara las listas de espera y desanima a las plantillas

  • Profesionales admiten su impotencia de no poder operar por las tardes para reducir las demoras dado que la actividad quirúrgica vespertina se ha recortado como medida de ahorro

Comentarios 1

A las listas de espera se le saltan las costuras. Médicos, enfermeros y sindicalistas coinciden en que los recortes están pasando factura a la asistencia, que las demoras crecen y que la bolsa de pacientes aumenta cada día. En síntesis, que las listas de espera "se disparan"; una visión que comparten profesionales de cuatro especialidades diferentes consultados -además de los representantes sindicales- para elaborar esta información. Las causas son el déficit de personal, la escasez de camas y la falta de sustituciones. En resumen, una situación que es el resultado del tijeretazo presupuestario, que desmotiva al personal y a la vez que perjudicia a los usuarios de la sanidad pública. No obstante, ninguna de las fuentes consultadas pudo facilitar datos concretos de las listas.   

"El presupuesto de la Consejería de Salud desde 2010 ha caído un 15% y con esa merma, la atención no puede ir a mejor". Así reflexionaba un facultativo que reconocía que "a veces por orden verbal de algún superior" se prioriza una operación menos grave incluida en los decretos que garantizan un tope máximo de espera sobre otras más graves que se entienden tan urgentes que no están protegidas por esa legislación. Una "perversión" que -admitía- no era demasiado frecuente, pero que "a veces ocurre" porque el SAS exige el cumplimiento de los decretos.

"Las listas de espera van engordando, lo que supone un perjuicio para los pacientes. Y los profesionales no somos impasibles. Lo vivimos con angustia, pero nuestra capacidad de operar prácticamente se limita a las mañanas", apuntaba otro profesional. El facultativo explicaba que como medida de ahorro se han recortado las jornadas de tarde que se destinaban a sacar listas de espera cada vez que se acumulaban pacientes. El médico explicaba que, sobre todo, es el freno puesto a la contratación de enfermeros lo que bloquea la posibilidad de abrir más quirófanos por la tarde.

Otro trabajador manifestó su "preocupación" por demoras que se están produciendo en patologías graves. "Si la evolución luego no es buena, nos quedará siempre la duda de si hubiera sido diferente actuando unas semanas antes", confesaba.

Un profesional de otra especialidad daba la misma explicación para el incremento "dramático" de las listas de espera: "Los quirófanos de los hospitales están casi vacíos por las tardes. Casi no se opera porque no hay dinero para contratar enfermeros". Una médico comentaba que un compañero se ha tirado medio año esperando que le renovaran unas pinzas para trabajar. Después comentaba que sus listas de espera se están engrosando porque a su servicio le han quitado quirófanos para hacer operaciones amparadas por los decretos. "Al final, quitan lista de un lado, pero aumenta en otro porque los quirófanos son los mismos", lamentaba. Ese día, acababa de operar a un paciente que llevaba un año aguardando, pero cuya intervención no estaba en amparada por el tiempo tope de espera. "Las intervenciones que no están protegidas en los decretos se quedan aparcadas. Esas personas estarán fuera del decreto, pero esperar, esperan", argumentaba.

José Jiménez, representante de UGT en el Hospital Regional, ponía el ejemplo de una paciente con dificultades para deglutir. Su operación no está protegida por los decretos. Lleva unos seis meses esperando. "No se va a morir, pero es una persona que pasa mucha angustia cada vez que tiene que comer", apuntaba Jiménez.

Según advertían los profesionales, la situación empeorará en el verano, cuando se cierren plantas para darle las vacaciones al personal. "Falta personal, cobramos menos, te retacean el material y asistimos impotentes a un aumento de las listas de espera. Esta situación genera bastante desánimo entre los profesionales  y va a pasar factura", resumía una médico.

El delegado del Sindicato de Enfermería (Satse), José María de la Rosa, precisaba que en el Hospital Regional hay 74 plazas de enfermeros sin cubrir. Pero al margen de esta escasez de profesionales, añadía la falta de camas como otra de las causas del aumento de las listas de espera. Porque explicaba que por más que haya quirófanos, anestesistas, cirujanos y enfermeros, la maquinaria quirúrgica no puede funcionar a todo gas si luego no hay camas suficientes a donde enviar a los pacientes para el postoperatorio.  Un facultativo ponía su servicio como ejemplo de los recortes de personal: "El año pasado se jubilaron tres médicos que estaban al 100% de su jornada y han sido sustituidos por uno al 75%". Así no hay manera de mantener a raya las listas de espera, denunciaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios