"Como pille al que me ha hecho esto se va a enterar"

  • El camionero malagueño que resultó quemado en el incendio de su camión en Alicante llegó ayer a Málaga

El camionero malagueño que sufrió quemaduras de segundo grado al arder su vehículo mientras dormía en Alicante, condenó ayer la actuación de sus compañeros. "No hay compañerismo, esto entre compañeros no se hace. Como pille a quien me ha hecho esto se va a enterar", añadió en su traslado al aeropuerto desde donde salió con rumbo a Málaga, al Hospital Carlos Haya, donde fue ingresado.

Juan Carlos Páez, de 43 años, permanecerá hospitalizado en este centro para continuar el tratamiento médico que necesita tras sufrir quemaduras de segundo grado en el 25% de su cuerpo. Según fuentes del hospital, permanece en estado grave con pronóstico reservado, aunque no se temía por su vida.

Minutos antes de las 10:00 de la mañana, el herido fue conducido por una ambulancia al aeropuerto alicantino de El Altet, donde le esperaba un avión medicalizado para realizar el trayecto hasta Málaga. Sobre las 12:00 llegó consciente y con los brazos vendados al Hospital Carlos Haya, donde le esperaban su mujer y su hija.

El transportista resultó herido sobre las 4:00 de la madrugada del miércoles, cuando cuatro camiones que se encontraban estacionados en batería en una de las vías del polígono de Las Granadinas, en San Isidro (Alicante) sufrieron un incendio que, según las primeras valoraciones de los Bomberos, podría ser intencionado.

Petri García, la esposa del camionero herido, aseguró ayer que lo que ocurrió no fue un acto de vandalismo, sino de "terrorismo". Además, señaló que su marido le habló del paro hace dos semanas y le comentó que "parecía que iban a por Acotram", la empresa donde él trabaja.

La mujer del herido calificó de "salvajes" a quienes causaron el incendio y pidió que no se les llame piquetes informativos porque no permiten la libertad de actuación de cada transportista.

Por su parte, la hija del camionero, Tania Páez, ha mostrado su "rabia y coraje" ante el suceso y ha pedido que "busquen a quien ha hecho esto" porque "gracias a Dios se despertó", pero si no lo hubiera hecho el desenlace hubiera sido fatal.

El camionero herido no ha podido prestar declaración todavía a la Guardia Civil "porque está muy sedado", aunque se prevé que lo haga en los próximos días, ha añadido su esposa.

En La Granadina, uno de los centros más importantes de distribución de alimentos de Alicante, había estacionados más de trescientos camiones en el momento del siniestro, que llevaban 48 horas sin poder salir por la presencia de piquetes en los accesos.

La Guardia Civil ha abierto una investigación para determinar las causas del incendio, ante la posibilidad de que fuera provocado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios