Una de piropos para el alcalde

  • "Era mi amor platónico", le confiesa una vecina a De la Torre durante su visita al mercadillo de Vistafranca, donde compartió charla con residentes y comerciantes

Qué mejor espacio para pisar el mismo suelo que los vecinos que un mercadillo y si éste tiene lugar en una las zonas más pobladas de la ciudad, el entorno de San Andrés, éxito de público asegurado. Con este propósito acudió ayer el alcalde y candidato del PP a la reelección, Francisco de la Torre, al barrio de Vistafranca, en el que pudo conocer de primera mano las quejas y las atenciones de decenas de vecinos y comerciantes.

El paseo preelectoral dio incluso para que De la Torre se ruborizase ante los piropos que le lanzó una residente de la zona. "No baje usted los ojos, que los tiene muy bonitos", le dijo una vecina, que confesó que el alcalde había sido su "amor platónico" durante años. "Lo conozco de hace muchos años y era mi amor platónico", insistió, al tiempo que añadió casi a modo fetichista: "Lo que me gustaba verlo con gabardina". Y ante tanto halago, el alcalde poco podía decir, más que mostrar su agradecimiento.

El contraste a tanta palabra bonita lo puso otra vecina que aprovechando su presencia le exigió un cambio del trazado de la línea de la Empresa Malagueña de Transportes (EMT) para que llegue a la zona de Sacaba Beach. Ante la insistencia de la señora, que estuvo largo rato conversando con Julio Andrade, concejal de Carretera de Cádiz y coordinador de la campaña del PP, De la Torre tiró de teléfono y contactó con el gerente de la empresa municipal, Miguel Ruiz, al que expuso el problema.

Tras casi diez minutos de saludo interminable a todo vecino que se acercaba, inició un lento recorrido por el mercadillo, deteniéndose en la mayor parte de los puestos para saludar a los comerciantes. Aunque, cierto es, al menos en el primer trecho del recorrido, que no compró un solo producto de todos los que se exhibían. Eso sí, atención dedicó a todos. Incluso a uno que quiso preguntar al regidor por el traslado del mercadillo de Parque del Oeste. "El sitio donde nos van a llevar [a la zona de Tabacalera] es criminal", comentó de forma directa este comerciante, que le pidió al regidor que tenga en cuenta este asunto y que lo analice.

Una señora con la que casi se topó le pidió que el Ayuntamiento ponga más multas a los propietarios de perros que no recogen los excrementos. "Yo se lo digo a esas personas y me espero hasta que los recogen", dijo la vecina. "Lo que hace falta es conciencia cívica", respondió De la Torre, que añadió: "Un premio, permítame que le dé un beso al menos por colaborar de esta forma".

Mientras el alcalde se abría paso entre tanto gentío, algunas voces mostraban contraste de opiniones. "Gracias por venir a nuestro barrio", decía una vecina, mientras otra joven aprovechaba para pedir una casa para su hermana, "que tiene dos niños y está parada". El fervor que despierta De la Torre es, como demuestra la última encuesta publicada por Málaga Hoy, masivo. Y muestra de ello fue la escena de un comerciante que afirmaba sin problema alguno que le va a votar el próximo 22 de mayo. "Soy del PSOE, pero me gusta el alcalde que tenemos y le voy a votar", expuso.

Otra imagen anecdótica fue la de una fotografía del alcalde (la de las octavillas que su equipo de campaña repartía por el mercadillo) colocada sobre una caja de patatas. "Tenemos papas de dos tipos; papas con el alcalde y papas sin el alcalde", ironizaba el responsable del puesto de frutas y verduras. También el encuentro y saludo con Pedro Moreno Brenes, candidato de IU, que repartía folletos en la misma zona.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios