El plan contra incendios se pone en marcha hoy ante la falta de lluvias

  • De las 300 personas que están realizando tareas selvícolas en los montes de la provincia de Málaga como medida preventiva, unas 45 pasarán al dispositivo de extinción por el alto riesgo de fuegos

Comentarios 0

Las escasas lluvias caídas durante este invierno han obligado por cuarto año consecutivo a adelantar la puesta en marcha del plan contra incendios en la provincia de Málaga. Desde hoy 45 personas, que hasta ahora estaban realizando tareas preventivas en los montes, pasarán a formar parte del dispositivo de extinción del Infoca ante el elevado riesgo que existe de que se origine un fuego por culpa de la sequía y las cálidas temperaturas.

Aunque no es lo habitual, un helicóptero y una brigada de refuerzo contra incendios formada por 20 personas llevan desde el 1 de enero en alerta en la base del Centro Operativo Provincial ubicada en Cártama debido a que apenas ha llovido en los últimos meses.

Los 45 nuevos agentes que se incorporan a las tareas de extinción estarán repartidos en los centros de defensa forestal de Ronda y Colmenar y estarán listos para actuar de forma inmediata en el caso de que se origine un incendio en cualquier punto de la provincia.

Según las previsiones de la Delegación Provincial de Medio Ambiente, la incorporación de los miembros del operativo provincial del Infoca para las tareas de extinción se irá haciendo de manera progresiva desde hoy. El objetivo es que las 440 personas que formarán este año el dispositivo estén cien por cien operativas el próximo 20 de marzo.

Otros 300 agentes del Infoca llevan varios meses realizando tareas selvícolas en los montes malagueños como medida preventiva para afrontar la nueva campaña de incendios, aunque podrán incorporarse en cualquier momento a los trabajos de extinción en caso de que se origine un fuego.

En lo que va de año, el Infoca sólo ha tenido que actuar en la extinción de un incendio que tuvo lugar el pasado 30 de enero en una zona de pinar de Igualeja y que afectó a una hectárea de superficie forestal.

La falta de lluvias también obligó a la Consejería de Medio Ambiente a prorrogar el plan contra incendios hasta finales del año pasado, a pesar de que la campaña suele terminar normalmente en octubre. Pero las especiales condiciones meteorológicas que marcaron el otoño hicieron que el 40 por ciento del dispositivo estuviera en alerta en pleno mes de diciembre.

Fue un año muy seco y con temperaturas más altas de lo normal y sin embargo la superficie afectada por los incendios forestales fue menor que otros años. El 2007 fue el tercero de la historia de la provincia de Málaga en el que menos hectáreas se vieron afectadas, a pesar de que se produjeron 80 siniestros.

Sólo 1996 y 1997 arrojaron mejores resultados en el balance de la superficie anual quemada en los montes malagueños, ya que sólo ardieron 56,4 y 98,3 hectáreas, respectivamente.

El año pasado, en cambio, se quemaron un total de 218,6 hectáreas en los 26 incendios y 54 conatos -menos de una hectárea afectada- que se registraron en la provincia, según los datos de la Delegación Provincial de Medio Ambiente.

El fuego más grave fue el que tuvo lugar el 30 de junio en la sierra Barranco Blanco de Coín. Las llamas arrasaron unas 40 hectáreas de pinar y matorral y obligaron a lo servicios de emergencias a desalojar a 150 personas que se encontraban en un complejo turístico cercano.

En los últimos siete años los incendios forestales han arrasado cada año una superficie superior a las mil hectáreas, a excepción del año pasado y de 2003 que fue uno de los más lluviosos de la última década.

Sin embargo, estas cifras contrastan con las 22.767 hectáreas que se quemaron en 1975 o las 12.275 de 1991.

440

más noticias de MÁLAGA Ir a la sección Málaga »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios