La población extranjera cae por primera vez en Málaga en 16 años

  • El número de foráneos empadronados descendió el año pasado un 14,5% en la provincia, mientras que subió ligeramente el de españoles Solo ha aumentado en seis municipios

El número de extranjeros empadronados en la provincia de Málaga descendió el año pasado por primera vez desde 1998 y, además, lo hizo de forma espectacular: casi un 15%. El Instituto Nacional de Estadística (INE) publicó ayer las estadísticas definitivas del Padrón Continuo a fecha 1 de enero de 2014 y señala que la disminución de extranjeros inscritos en los censos municipales es un fenómeno general en toda España, si bien la caída media nacional fue del 9,4%, por lo que en Málaga fue más acusada.

El año pasado -último dato disponible- en la provincia malagueña había empadronadas 1.621.968 personas, lo que representó una merma del 1,8% sobre el año anterior y también el primer descenso poblacional en los últimos 16 años. Puede que la horquilla sea incluso más amplia aunque el INE tiene estudios provincializados a partir de 1998. Ese descenso se debió a los extranjeros, ya que la población nacional creció un ligero 0,8%. En este sentido, el INE asegura que a 1 de enero de 2014 había 253.408 extranjeros empadronados en la provincia, un 14,5% menos que en 2013. En volúmenes absolutos, Málaga ha perdido casi 43.000 residentes extranjeros oficiales en solo un año. Aquí no están incluidos aquellos foráneos que pasan temporadas en la costa pero que no están empadronados en los respectivos municipios.

El crecimiento de extranjeros empadronados en Málaga había sido constante en los últimos años (ver tabla adjunta) y se alcanzó la cima en 2013 con 296.337 personas, llegando a representar el 17,9% de la población total en Málaga. Tras este descenso, y teniendo en cuenta que la población nacional ha aumentado ligeramente, el peso de los extranjeros en la provincia pasa ahora a ser del 15,62%. Es su registro más bajo desde 2008 -curiosamente, según el INE, la población extranjera censada aumentó incluso durante la crisis-, si bien sigue siendo alto. De hecho, es el triple del número de extranjeros empadronados que había en Málaga, por ejemplo, en 1999.

El 75% de la población extranjera actual se concentra en los municipios con más de 50.000 habitantes siendo la capital malagueña, por razones lógicas, la que cuenta con la mayor colonia con 46.000 inmigrantes, si bien apenas representan el 8% del total. El descenso interanual en la capital ha sido del 8,6%.

En otras localidades sí se aprecia un mayor protagonismo de los extranjeros. En Torrox, los foráneos empadronados suman el 30% del total pese a que este municipio axárquico ha sufrido, siempre según el INE, una de las mayores caídas de la provincia con una disminución de casi el 40%. Su alcalde, Francisco Muñoz, explica que "cuando el INE inicia la maquinaria para confirmar los empadronados ocurren estas cosas. Sabía que había una cierta bajada y la causa es que hay gente que ha venido, se ha empadronado y luego se ha marchado. Otros han cambiado de domicilio, no lo notifican y cuando va un agente a comprobarlo no está".

El alcalde de Torrox añade que "es relativamente fácil empadronarse pero creo que a veces puede haber una cierta desinformación entre los extranjeros. Pasan aquí temporadas y algunos piensan que si se empadronan les puede perjudicar para cobrar la pensión de sus países". Este ayuntamiento está intentando colaborar con los administradores de fincas para que haya un mayor control de las personas residentes e incluso tienen a cuatro agentes censales revisando los inmuebles para "captar empadronados", pues uno de los problemas de este tipo de municipios turísticos es que tienen muchas personas viviendo y consumiendo servicios que no están censadas, por lo que los ingresos que recibe el Consistorio del Estado son menores. "Eso es una preocupación permanente", subraya Muñoz, quien reconoce que los efectos de la crisis "se han notado porque antes había más gente por aquí" aunque, en cualquier caso, le ha sorprendido que la bajada roce el 40%.

En la parte occidental es donde se concentra el mayor volumen de extranjeros, tanto empadronados como visitantes. El Ayuntamiento de Marbella tiene registrados a 35.000 extranjeros, el 25% de la población total; mientras que en Benalmádena hay 19.000 (28,6% del total); en Fuengirola 26.000 (34,3% de la población); o en Mijas casi 27.000 (34,8%). Aún así, todos estos municipios también han sufrido una disminución de personas extranjeras empadronadas considerable.

Solo en seis municipios de la provincia se ha elevado el número de extranjeros en el Padrón municipal. Entre ellos, el más grande es Benahavís, que cuenta con 4.145 extranjeros empadronados, un 4,3% más que el año pasado, y que son el 62% de la población total.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios