Las premuras de Aspahidev

  • La asociación de deficientes visuales y su centro de atención temprana organizan sorteos y conciertos benéficos con los que compensar el recorte de ayudas públicas

Comentarios 1

Corren tiempos de crisis y de recortes. La Asociación de Padres con Hijos Deficientes Visuales (Aspahidev) es una de las damnificadas por las restricciones presupuestarias. La Junta de Andalucía ha eliminado la subvención de unos 1.700 euros anuales que le concedía para una escuela de padres y ha reducido en torno a un 40% la subvención para que la organización afronte los gastos de mantenimiento. Aspahidev ofrece, entre otros servicios, atención temprana a niños de 0 a 6 años con trastornos en su desarrollo. Tiene 80 plazas y 170 socios.

Mantener su actividad le cuesta en torno a 21.000 euros anuales, pero tras los recortes dispuestos por la Administración autonómica, sus ingresos se han reducido a unos 5.000 euros. "La situación es crítica. No se pueden afrontar los gastos de mantenimiento y material con 5.000 euros al año", sostiene Yolanda Chamizo, trabajadora de la organización. Además de los costes de luz, agua, seguros sociales, comunidad y teléfono, la entidad tiene que pagar el material pedagógico necesario para la asistencia de los menores. Desde la asociación se insiste en que tras los recortes de la Consejería de Igualdad, las cuentas no cuadran. La Consejería de Salud no ha reducido su subvención que sigue cubriendo la casi totalidad del coste del personal técnico, entre el que se cuentan fisioterapeutas, psicólogos y logopedas.

Ante esta situación, los padres que integran la asociación no han tenido más remedio que ponerse las pilas para buscar recursos de donde sea. Ya antes de fin de año se reunieron y aprobaron una serie de propuestas para recaudar fondos con los que compensar el recorte en las ayudas públicas. Los socios de Aspahidev tienen previsto realizar rifas, loterías, subastas y conciertos benéficos. Todo para mantener su actividad. Los sorteos han incluido desde una cesta de Navidad hasta una camiseta firmada por los jugadores del Unicaja.

A fin de que las cuentas cuadren, la asociación ya ha reducido el horario de trabajo durante dos tardes por semana con la correspondiente disminución salarial, aunque los niños que reciben atención temprana en el centro ya han sido reagrupados para que se mantenga la asistencia que reciben.

El centro de atención temprana de Aspahidev asiste a niños con deficiencias visuales, pero también con hiperactividad, autismo, problemas motores, trastornos del lenguaje, de conducta y otros provocados por patologías que comprometen su desarrollo. Los padres pagan una horquilla de 0 a 30 euros mensuales, en función de sus ingresos.

Chamizo apunta que además de los recortes, la demora en la liquidación de las subvenciones complica el funcionamiento. "Hay gastos como la luz, los seguros sociales, el teléfono o la comunidad que no podemos dejar de pagar. Así que como las ayudas llegan con retraso, a veces los trabajadores no cobramos ni un duro durante diez meses", asegura. Los recortes que ha sufrido la asociación en sus ayudas ya se han traducido en la suspensión de la escuela de padres, en la que profesionales de distintos campos orientan a los progenitores para que sepan afrontar las patologías o trastornos de sus hijos.

Las actividades de este programa se realizaron durante 2011 porque su coste fue adelantado por Aspahidev. Pero como al final esta ayuda fue suprimida por la Consejería de Igualdad, la organización tendrá que correr con sus gastos, que ascienden a 1.700 euros anuales. La asociación volverá a solicitar las ayudas para 2012 y ha aplicado una pequeña subida de la cuota de los padres para tratar de arañar más ingresos. Pero sus integrantes afrontan el futuro cada vez con más preocupación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios