Málaga

El presidente del Congo también elige la Costa del Sol para sus vacaciones

  • El jefe de Estado africano se hospeda durante 10 días en el hotel Villa Padierna, donde la primera dama de EEUU, Michelle Obama, y su hija se alojaron hace unas semanas

Comentarios 3

Si hace tan sólo unas semanas que el nombre del lujoso hotel Villa Padierna, ubicado en Benahavís, dio la vuelta al mundo por ser el lugar elegido por la primera dama de EEUU, Michelle Obama, y su hija para pasar sus vacaciones de verano, en estos días vuelve a estar en el candelero, aunque con menos intensidad, por la visita de un alto mandatario. El presidente de la República Democrática del Congo, Joseph Kabila, ha llegado hoy a este rincón de la Costa del Sol para pasar unos días de descanso con su familia.

Desde esta misma mañana el jefe de Estado de este país africano se hospeda en este hotel donde, al parecer, tiene previsto someterse durante su estancia a un reconocimiento médico rutinario como ha hecho otros años en su visita a la Costa del Sol.

Y es que no es la primera vez que el hijo mayor del que fuera presidente del Congo hasta que fue asesinado en 2001, Laurent Kabila, ha pasado sus vacaciones en el litoral de la provincia de Málaga. Según pudo saber este periódico, el lujoso hotel de cinco estrellas Incosol en Marbella ha sido en varias ocasiones el elegido por Kabila para veranear por su prestigioso centro médico. Sin embargo, la difícil situación económica por la que está atravesando el establecimiento hotelero, que lleva dos años en concurso de acreedores y que adeuda a sus 150 trabajadores el salario de cuatro meses, parece ser la razón de que el mandatario africano haya decidido cambiar este año de destino.

Pero según el propietario del complejo Ricardo Arranz, la visita del presidente de la República Democrática del Congo al hotel Villa Padierna no conllevará ninguna medida de seguridad especial, como ocurrió en el caso de la familia Obama que obligó a desplegar un amplio dispositivo de vigilancia. Su estancia en Benahavís se prolongará durante diez y doce días y "trataremos que sea lo más normalizada posible", aseguró el empresario.

La presencia de Michelle Obama, la primera dama del país al que muchos consideran el máximo exponente del modelo democrático, contrasta con la del presidente de un país que durante años ha estado sumido en una cruenta guerra que ha marcado su frágil estabilidad actual.

Joseph Kabila, de 39 años y casado desde 2006, asumió el mandó de este convulso país africano en 2001, sólo unos días después de que su padre fuera asesinado. Se convirtió entonces en el jefe de Estado más joven de todo el continente y muchos países vieron en él el camino más esperanzador para acabar a una guerra que había sumido al país en la más absoluta pobreza y desesperación desde 1998 y que acabó con la vida de más de 2,5 millones de personas.

Fue en diciembre de 2002 cuando la República Democrática del Congo puso fin a este oscuro capítulo gracias a un acuerdo firmado en Sudáfrica y que conllevaba la creación de un Gobierno de unidad nacional de carácter transitorio en el que Joseph Kabila continuó ejerciendo su cargo hasta la celebración de las primeras elecciones generales democráticas que se celebrarían en el país desde que logró su independencia del Congo Belga, entonces dependiente de Bélgica, en 1960.

Pero la breve estabilidad que había adquirido el país casi se vio truncada dos años después por el golpe de Estado que protagonizaron los seguidores del antiguo presidente Mobutu Sese Seko contra el presidente Kabila y que finalmente fracasó.

En 2006 ganó las elecciones presidenciales bajo el amparo del Partido del Pueblo para la Reconstrucción y la Democracia, aunque ha tenido que seguir haciendo frente a continuas guerras en el este del Congo o a las fuerzas rebeldes internas o apoyadas por los gobiernos vecinos de Ruanda y Uganda.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios