El presidente andaluz le cierra al alcalde la vía de las compensaciones

  • "Lamentaría que el clima electoral pueda enturbiar relaciones", dice Griñán en alusión al Consistorio

"Si la vía del consejero está agotada, acudiré al presidente de la Junta". Estas fueron las palabras que utilizó hace apenas una semana el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, para reiterar su propósito de lograr compensaciones económicas a cambio de facilitar al Gobierno andaluz la obtención de los suelos de Arraijanal y la construcción de un parque metropolitano. Pero sus esperanzas quedaron ayer difuminadas después de que el máximo dirigente autonómico, José Antonio Griñán, descartase compensación alguna a cambio de esta intervención.

"¿Quiere decir que cuando se hace una cosa buena para Málaga hay que compensar al alcalde? Eso de la compensación no lo entiendo, estamos haciendo infraestructuras y equipamientos para Málaga ¿y eso requiere compensaciones? Desde el punto de vista de la lógica argumental no puedo entenderlo", manifestó Griñán, con un mensaje con el que cerró cualquier vía de negociación que incluya en la misma ecuación Plan General y fondos europeos, como exige el Ayuntamiento.

El presidente de la Junta fue absolutamente claro en esta materia, continuando con el discurso que días atrás expuso el consejero de Vivienda y Ordenación del Territorio, Juan Espadas. "No empecemos con compensaciones porque no tiene sentido", apuntó. No obstante, dejó su puerta abierta para que se puedan analizar algunas de las reclamaciones municipales en cuanto a fondos europeos.

"Si nos alejamos de los términos electorales, que ya vendrán, la Junta siempre ha mostrado su total cooperación con Málaga para hacer no uno sino muchos proyectos", defendió, al tiempo que apostilló: "Vamos a seguir así porque es nuestra obligación. Lo único que quiero es un clima de buen entendimiento y que elijamos bien las palabras cuando queramos hablar de nuestra relación. Lamentaría que el nerviosismo electoral pudiera enturbiar esas relaciones".

En esta línea, trasladó al regidor del PP en Málaga capital que para su demanda de financiación europea para obras locales existe un procedimiento. Una vía que hasta la fecha ha cerrado cualquier opción al Ayuntamiento de la ciudad de disponer de este dinero. Sobre este punto, Griñán recordó que más de la mitad de los fondos comunitarios que se ejecutan en la región son gestionados por el Gobierno central e insistió en que este tipo de aportaciones "sirven para vertebrar Andalucía".

"No vamos a utilizar la presión de algo que forma parte de la tramitación general de los fondos europeos y no vamos a mezclar una cosa con otra, el PGOU, la ciudad de la salud, el centro de investigación... Hacemos lo que creemos que tenemos que hacer y lo haremos en colaboración", añadió.

La reacción del máximo dirigente autonómico se produjo después de que el regidor malagueño llegase a señalar que cualquier avance en el proyecto del parque de Arraijanal estaba condicionado a la aportación por parte de la Junta de financiación para impulsar proyectos municipales valorados en 130 millones de euros. Una cuantía que se corresponde con buena parte de las iniciativas para las que el propio De la Torre reclamó hace meses fondos europeos y que fueron rechazadas por el Gobierno autonómico.

La reacción del alcalde tuvo lugar apenas un día después de que los técnicos de la Gerencia de Urbanismo y de la Consejería de Vivienda y Ordenación del Territorio desbloqueasen los últimos escollos en la negociación del PGOU de la ciudad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios