El primer baile de la Feria se lo marcan las mercancías

  • La carga y descarga toma el casco histórico en el día grande de los preparativos de bares y restaurantes de cara a la fiesta

Comentarios 1

La fiesta requiere mucha seriedad en la logística. Que se lo pregunten a los cientos de comerciantes, distribuidores y empresarios que ayer ultimaban cada detalle para afrontar con garantías y suministros la feria. Los vinos de Málaga, refrescos, cerveza y los productos de la tierra, tales como el jamón, se encuentran un año más entre los más demandados. Bajo un sol de justicia y con altas temperaturas, la imagen más habitual de la mañana de ayer, en pleno centro de la ciudad, era la de un no parar de camiones, carros con mercancías y establecimientos con sus almacenes abiertos de par en par para dar cabida a todos los pedidos realizados con motivo de estos próximos días de Feria. Aunque algunos bares ya llevan un mes organizándose, la jornada de ayer fue especialmente intensiva para los más rezagados que habían dejado para última hora sus encargos. "Es un no parar, se notan las prisas y los pedidos de último momento y que no estaban contemplados en nuestras listas, por lo que hace que tengamos que volver de nuevo a los almacenes a por más género" cuenta en plena tarea el repartidor Juan Muñoz, que puntualiza que "lo más demandado es la cerveza".

Los camiones de bebida llenaban ayer las calles abiertas al tráfico del centro. "En general, la gente ya viene comida por lo que hay que compensar con las bebidas. El pedido de las cervezas, el Cartojal y los refrescos se han duplicado, incluso en algunas ocasiones triplicado, no podemos quedarnos sin reservas" asegura Jesús Oliva, del establecimiento Cañas y tapas.

Según el sentir de muchos de los comerciantes y empresarios de la zona, el verano ha estado algo flojo, sobre todo en el centro. "Hemos pensado mucho en abrir o no en feria, pero los escasos beneficios de estos últimos tiempos han hecho que nos hayamos animado. Esperemos que la feria sea lo que nos salve y que ponga un poco de alegría a la gente", explica José Miguel, del restaurante La Reja, quien además, señala que la carta se ha simplificado para facilitar las labores de cocina. Se introducen productos como el gazpacho y sobre todo vinos de Málaga, rebujito y especialmente cerveza, de la que se ha pedido el doble de cantidad. En el mesón Lo Güeno intentan finalizar las obras de otro local que pretenden que abrir en Feria. "No paramos con tanto preparativo, no deja de llegar mercancía, sobre todo bebidas", remarca uno de los camareros.

En los comercios y bares ya se ha dado forma a cada uno de los diseños de Feria para estar engalanados, "los farolillos de colores, los mantones y los abanicos no pueden faltar en la decoración de nuestros comercios" señalaban algunas señoras encargadas de ambientar muchos de los establecimientos.

Todo debe estar presentable. Incluso los clientes. Rafael Prado, presidente de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Málaga, destaca "la enorme ilusión y esfuerzo por parte de todos para tener una feria potente, además se está luchando para que la gente no vaya ni descamisados, ni en chanclas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios