La primera ola de frío del invierno provoca una brusca bajada térmica

  • Las temperaturas descendieron casi cinco grados de golpe, aunque el fuerte viento del norte hizo que la sensación térmica fuera aún mayor · Meteorología espera que el pico de frío se registre esta noche

La primera ola de frío del invierno no ha dejado nieve en la provincia de Málaga, pero sí una brusca bajada de las temperaturas que en sólo un día han caído casi cinco grados. Sin embargo, el fuerte viento, que sopló ayer y que llegó a alcanzar rachas de hasta 80 kilómetros por hora en el litoral, hizo que la sensación térmica fuera entre tres y cuatro grados inferior a primeras horas de la mañana. Para hoy se espera que bajen otros dos grados más.

Se trata de una masa de aire polar que procede del norte y que se ha dejado notar en prácticamente todo el territorio peninsular. Las previsiones meteorológicas alertan de que se mantendrá hasta mañana y se espera que el pico más frío se alcance durante la próxima madrugada en la provincia.

El frío del norte comenzó a notarse el martes por la noche, aunque no fue hasta ayer por la mañana cuando los termómetros notaron la repentina bajada térmica. Si el martes la temperatura mínima fue de 12,4 grados en Málaga capital, ayer no pasó de los 7,9 grados que parecían aún menos por las fuertes rachas de viento del norte que se registraron a primera hora de la mañana en toda la franja litoral.

Los meteorólogos achacaron este fenómeno a "la salida de la masa fría hacia el mar" y que mantuvo a la provincia en alerta amarilla por fuertes vientos durante varias horas.

El viento no provocó graves daños, aunque sí árboles partidos, carteles publicitarios caídos y contenedores arrastrados en varios puntos de la costa malagueña, según informaron fuentes del servicio de emergencias 112.

Las temperaturas diurnas, en cambio, no notaron tanto la entrada de esta masa de frío polar. Según el Centro Meteorológico de Málaga, la máxima se situó ayer en los 18 grados frente a las temperaturas primaverales del lunes con 22,2 grados y los 20,4 grados que se registraron el martes.

Para hoy la situación será muy similar a la de ayer, aunque las temperaturas podrían bajar aún más. Meteorología advierte de que durante la próxima madrugada los termómetros descenderán hasta los seis grados en la capital, mientras que en el interior de la provincia se producirán heladas de carácter débil. A partir del viernes el frío empezará a remitir y los termómetros comenzarán a recuperarse de cara al fin de semana, según las previsiones meteorológicas. Las temperaturas se situarán en torno a los 18 grados durante los próximos días y no se espera que llueva en ningún pronto de la provincia, al menos, hasta el próximo martes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios