Las dos principales voces técnicas del jurado del Guadalmedina dimiten

  • Moreno Peralta y Alba abandonan, al parecer, por discrepancias con el modelo seguido

El jurado que analizará las propuestas presentadas al concurso del río Guadalmedina pierde sus primeros integrantes. Apenas cuatro días después de su constitución, dos de sus componentes, el arquitecto Salvador Moreno Peralta y el ingeniero de Caminos José Alba (el primero en nombre de la Federación de Asociaciones de Vecinos y el segundo, de la Cámara de Comercio) han dimitido. Varias fuentes consultadas justificaron la decisión de ambos en las discrepancias que tenían, al parecer, con ciertos aspectos del pliego de condiciones que rige la convocatoria y con el modelo de jurado por el que se ha decantado la Fundación Ciedes, ente que promueve la iniciativa.

La determinación se puede constatar en la propia página web de Ciedes, donde sus nombres han sido sustituidos por otros dos como representantes de los citados colectivos. Se da la circunstancia de que Moreno Peralta y Alba formaban parte del reducido grupo de técnicos de un jurado masivamente compuesto por representantes institucionales.

Muestra de ello es que, antes de su salida, sólo cuatro de los 15 miembros sobre los que recaerá el fallo final sobre la futura actuación a desarrollar sobre el cauce urbano tenían perfil técnico. A los ya mencionados Moreno Peralta y Alba había que sumar a Violeta Aragón, ingeniera de Caminos, en representación de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), y José Ramón Moreno Pérez, arquitecto, en nombre de la Universidad de Málaga. Nombres claramente superados por representantes de las instituciones que forman parte de Ciedes. Al respecto, una fuente consultada se cuestionó sobre los motivos de que, por ejemplo el Parque Tecnológico de Andalucía (PTA) forme parte de un órgano cuyo análisis debe ser estrictamente urbanístico, y del que están excluidos los colegios de Arquitectos e Ingenieros de Caminos.

En esta línea se pronunció hace algunas semanas el decano de los arquitectos de la provincia, Antonio Vargas, para el que se trataba de un jurado "escasamente cualificado". Vargas fue igualmente crítico meses atrás con ciertos aspectos del pliego de condiciones que rige el concurso, como lo restringido del mismo y el que se exigiese a los participantes una experiencia profesional mínima de 15 años.

El puesto de Moreno Peralta es ocupado de forma temporal por el presidente de Unidad, Ramón Carlos Morales, quien aseguró que está buscando alguien que lo sustituya, mientras que el asiento de José Alba lo tiene ahora Juan Cobalea, ingeniero técnico industrial.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios