Polémica sobre el parking de urbanismo El Ayuntamiento pretende cobrar a los funcionarios 25 euros

El 'privilegio' de aparcar en el trabajo

  • La Junta, el Gobierno y la Diputación sí disponen en algunas de sus sedes de plazas limitadas para sus empleados y gratis · Las dependencias municipales, por el contrario, no contemplan esas reservas de parking

Comentarios 4

¿Un privilegio más de los trabajadores de la Gerencia de Urbanismo o un derecho a reclamar? La reserva de 240 plazas de estacionamiento en la sede de Urbanismo para los empleados de la casa, por las que el Ayuntamiento quiere cobrar 25 euros y que los funcionarios reclaman gratis, pone sobre la mesa el debate sobre hasta qué punto han de llegar las concesiones a estos trabajadores públicos, más aún cuando son los únicos operarios dependientes de la Casona del Parque que pueden beneficiarse de un equipamiento de estas características.

Ni los empleados que acuden a diario a la Casona del Parque a desempeñar sus funciones ni el resto de trabajadores municipales tienen reserva de plaza de aparcamiento para dejar su vehículo. Lo dicen los propios sindicatos UGT y CCOO. "Que sepa, solamente en la jefatura de la Policía Local hay un espacio para los coches de los agentes, pero no hay ningún otro funcionario que tenga parking propio", expone Antonio Fernández, representante de UGT en el Consistorio, que recuerda cómo el equipo de gobierno rechazó la propuesta sindical para habilitar ciertos espacios en los alrededores de la Casona del Parque para los empleados.

"Nos tenemos que buscar la vida", resume Fernández. Mismo argumento emplea Antonio Bejarano, de CCOO. Este represente sindical duda de que lo que reclama el comité de empresa de Urbanismo suponga un agravio. "No sé si lo conseguirán, pero sería el único sitio", comenta, al tiempo que critica la postura del equipo de gobierno. Los empleados de Gestrisam no disponen de este beneficio, aunque en las dependencias de Tabacalera sí existe un solar vallado donde los funcionarios sí pueden dejar el coche, aunque no está destinado a ellos.

Dibujado el escenario en el que se mueve la mayoría de los trabajadores municipales, la pregunta es qué ocurre en el resto de administraciones públicas. ¿Tienen los funcionarios dependientes de la Junta, el Gobierno central y Diputación una plaza de aparcamiento a su disposición y a coste cero? La respuesta es afirmativa en algunos casos. Ejemplo: los trabajadores que a diario acuden a las dependencias de la Diputación provincial en la zona de la Misericordia no se ven en la obligación de dar vueltas a la cabeza para ver dónde dejar su coche. Desde la institución supramunicipal se apunta que el edificio cuenta con plazas suficientes para el estacionamiento de los empleados y sin que ello suponga desembolso económico alguno.

En la Junta la situación, este beneficio existe para parte de los trabajadores. Fuentes consultadas explicaron a este periódico que dos son las ubicaciones en las que sí existen aparcamientos habilitados para los trabajadores: el edificio de usos múltiples, conocido como edificio negro, y la sede de Economía. En el primero de los casos, hay alrededor de 200 estacionamientos, cifra inferior al número de empleados. Es decir, que pueden aparcar por orden de llegada. Eso sí, gratis. Similar situación se produce en Economía, con 78 aparcamientos, aunque dado que no todos los operarios tienen vehículo, hay para todos. Sin embargo, este privilegio no existe para la mayoría de los alrededor de 1.200 funcionarios que la Junta tiene en Málaga, ya que las dependencias donde trabajan no dispone de parking.

Otro caso es el de la Ciudad de la Justicia, donde los empleados tienen el mismo privilegio que el público que acude a estas dependencias, ya que pueden hacer uso del parking en superficie habilitado en el exterior. Algún trabajador de esta administración ironizaba preguntándose si en las oposiciones se incluía el derecho a parking.

¿Qué ocurre con las dependencias del Gobierno? En la sede central de la Subdelegación, en la zona de La Caleta, existe una veintena de plazas que pueden ser ocupadas por el personal por orden de llegada, lo que obliga a más de uno a buscar estacionamiento fuera del edificio. Práctica que también han de hacer buena parte de los trabajadores de la Tesorería de la Seguridad Social, cuyas dependencias disponen de un parking subterráneo con unas 40 plazas, mientras que la plantilla es de 150 personas. Tampoco se cobra a los empleados. En el edificio de Hacienda existen alrededor de 250 plazas destinadas a los trabajadores, que las van ocupando por orden de llegada.

Los hospitales de la capital de la Costa del Sol, muy a pesar de los trabajadores públicos, tampoco tienen reservar de plazas. Antonio Benítez, de la sección de Sanidad de CCOO, es claro: "La gente tiene que buscarse la vida como puede y eso ha generado la imposición de multas a los empleados", explica. El complejo del Carlos Haya (Carlos Haya, Materno y Civil) suman unos 6.000 trabajadores, a los que añadir los 800 del Clínico Universitario. "La Administración tiene que intentar procurar que sus trabajadores puedan usar la vía pública y aparcar adecuadamente en los casos en los que sea posible", comenta, al tiempo que tacha de "barbaridad" que se quiera cobrar 25 euros a los empleados de Urbanismo. A su juicio, tampoco es concebible que la Administración tenga que garantizar una plaza a todos los trabajadores, pero sí poner a disposición de los mismos un estacionamiento en los casos que sea factible, como ocurre en las edificaciones de nueva construcción. "Hay que propiciar el acceso a los mismos, no sancionarlos".

Para el portavoz municipal del PSOE, Rafael Fuentes, la pretensión del equipo de cobrar a los trabajadores de Urbanismo es "ilógica" y apuntó que con ello parece que quiere financiar el edificio.

200

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios