Los problemas de vivienda centran un Pleno distorsionado por las elecciones

  • El PP saca adelante en solitario una moción en la que critica el "bloqueo" de la Junta en la ejecución de VPO mientras que el Gobierno andaluz insiste en que el Ayuntamiento no ha cumplido con los trámites

Comentarios 3

Cuenta atrás para los comicios generales y autonómicos y el ambiente municipal empieza a enturbiarse más de lo habitual. El rifirrafe político se multiplica, las acusaciones se endurecen y las alusiones a los poco loables intereses "electoralistas" de cada una de las formaciones surgen sin descanso. Una muestra de esta distorsión en los comportamientos de los grupos municipales pudo detectarse ayer en el Pleno del Ayuntamiento de Málaga, cuyo debate estuvo centrado en buena parte por los problemas de vivienda existentes en la capital de la Costa del Sol.

Sin embargo, como es propio de este escenario previo a los comicios, la coincidencia de los grupos municipales en este sentido fue nula. De un lado, el equipo de gobierno del PP quiso basar la cuestión, a través de una moción de urgencia, en las "trabas" y el "bloqueo" que, a su juicio, ejerce la Junta de Andalucía en la construcción de 5.000 viviendas a precio asequible.

La iniciativa, en la que se exigía al presidente andaluz, Manuel Chaves, mayor celeridad en la tramitación de los procedimientos que pesan sobre los suelos donde se proyectan estas edificaciones recibió luz verde, aunque únicamente con los votos favorables del PP. Los grupos de la oposición denunciaron el intento de los populares de crear una "cortina de humo" para tapar el "grave" problema al que se enfrenta con los más de 400 beneficiarios de una VPO en el sorteo de Navidad que han quedado excluidos por no cumplir los requisitos. Por su parte, el Gobierno autonómico señaló que el Consistorio no ha formalizado aún la documentación ambiental que requiere el proyecto de Lagar de Oliveros, con 2.500 pisos, y San Cayetano, por lo que no pueden ser tramitados.

Precisamente, la figura de los excluidos del macrosorteo navideño de 2006 fue el arma empleada por PSOE e IU para poner en tela de juicio la gestión del PP. Cayó en saco roto la propuesta de los socialistas de crear una comisión en la que investigar todo lo sucedido en este procedimiento, al haber transcurrido más de un año entre el concurso y la notificación de exclusión a los 400 beneficiarios. El concejal de Vivienda, Diego Maldonado, defendió la "transparencia" y "legalidad" del procedimiento y acusó a los concejales de la oposición de intentar crear "una tormenta en un vaso de agua". Maldonado, que admitió la posibilidad de tener que "pulir" algunas cuestiones en los futuros concursos de VPO, tildó de "oportunista" y "electoralista" la posición de PSOE e IU. Y todo eso cuando resta poco más de un mes para la cita con las urnas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios