La promotora del hotel de Moneo imputa parte del retraso del proyecto al Ayuntamiento

  • Cree "una de las razones clave" que el plan de urbanización, presentado en 2012, siga sin ser aprobado

El mismo día en que la Comisión de Ordenación del Territorio, por unanimidad, acordaba estudiar las posibilidades jurídicas de resolver el convenio urbanístico de Hoyo de Esparteros, que sienta las bases para la construcción de un hotel de 10 plantas diseñado por Rafael Moneo, la empresa que promueve esta iniciativa, Braser, puso su mirada en el Ayuntamiento de Málaga. Aunque sin referirse a él de forma directa, hizo ver, a través de un escrito, el efecto que la dilación en ciertos trámites urbanísticos, de la que en buena medida es responsable la Gerencia de Urbanismo, está teniendo sobre el desarrollo normal de la intervención.

En este sentido, hace ver que "una de las razones claves del retraso en la efectividad de la financiación" que lastra el proyecto hotelero, de un lado, y el pago de los 4,8 millones a los que está obligado según el acuerdo suscrito en 2008, es la ausencia de aprobación del proyecto de urbanización del sector. Un trámite de competencia exclusiva de Urbanismo y que, como recuerdan desde la compañía, sigue estando pendiente de culminación a pesar de haber sido presentado en el año 2012.

Braser, que cifra la inversión relacionada con este proyecto en 40 millones de euros, habla de "visicitudes administrativas, no imputables a la promotora, que han dilatado la ejecución del proyecto, perdiéndose años claves del periodo de bonanza económica". Hay que recordar que el inicio del camino en el que se encuentra esta actuación se produjo hace catorce años.

Para la promotora, que insiste en su compromiso con seguir adelante con el proyecto, la situación actual no es la de un incumplimiento del convenio, sino de "un mero retraso que impone la actual dinámica del procedimiento bancario", algo que, a juicio de los representantes legales de la empresa, "no irroga ningún perjuicio al interés general, por lo que no existen razones objetivas (…) que justifique este actuar de la oposición municipal".

La empresa llega a tildar de "desconcertante" que partidos políticos "con arraigo" apoyen el mantenimiento del edificio de La Mundial cuando su traslado y reconstrucción en el ámbito "es una cuestión más que debatida, que ha sido aprobada mediante un instrumento urbanístico, con el vinculante refrendo de la Consejería de Cultura y del Consejo Consultivo de la Junta de Andalucía". Por ello, para Braser, el acuerdo municipal, con el voto negativo del PP, en el que se demanda la protección de La Mundial, "no tiene recorrido jurídico alguno".

El responsable de la empresa, José Luis López, es contundente al asegurar que el proyecto "saldrá seguro y como está". Las previsiones manejadas por la empresa apuntan al cierre de los acuerdos para disponer de la financiación, de la que se quiere hacer partícipe a un grupo de Madrid, en unas semanas. Todo ello con el objetivo de poder arrancar la construcción a lo largo del próximo mes de octubre. Este paso, como ya se ha señalado, está pendiente de la aprobación del proyecto de urbanización y de la posterior concesión de la licencia de obras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios