Los promotores temen un parón que dure hasta 2012

  • Se quejan de que el actual proceso de revisión de los PGOU va a afectar al sector varios años

Los promotores y constructores de la provincia de Málaga no ocultan su preocupación. El efecto que la actual desaceleración parece tener sobre el sector en los últimos meses podría extenderse y ampliarse al menos hasta el año 2012. Así lo cree el presidente de la Asociación de Constructores y Promotores (ACP) de Málaga, José Prados, quien se queja de la paralización que sufren la revisión de los planes generales de ordenación urbana.

La denuncia de Prados incide de manera especial sobre el laberinto en el que, a su juicio, ha convertido la Junta de Andalucía la actual legislación urbanística tras las numerosas modificaciones impulsadas. "La realidad es que en febrero de 2008 estamos casi igual que en enero de 2007, a pesar de todos los cambios legislativos que desarrolla la Junta", se quejó.

En este sentido, pone el énfasis en que la recuperación del sector en el actual contexto no será nada sencilla. "El urbanismo no es una fábrica, que si cierra un viernes puede echar a funcionar de nuevo al lunes siguiente. En el caso de los planes generales se necesitan al menos tres o cuatro años desde que son aprobados para que empiecen a funcionar realmente", destacó.

Es por ello que estima que la sombra que en el momento actual afecta al desarrollo urbanístico de la provincia se mantenga varios años. "Lo estamos pasando mal", insiste Prados, quien subraya que los últimos datos de visado de viviendas aportados por el Colegio de Arquitectos de Málaga, que indican un descenso de hasta un 35 por ciento respecto al ejercicio anterior. Este dígito es corregido por los promotores, que consideran que la caída real es de en torno al 20 por ciento.

"Nuestro ritmo de construcción es de unas 35.000 viviendas al año, tendencia que se puede mantener este año. Pero necesitamos ya que se pongan nuevos suelos en carga a través de los nuevos planes", explicó. El presidente de los promotores hizo una "llamada de atención" a las autoridades competentes, al considerar que "se está perdiendo el tiempo". "Si se produce un parón necesitamos de al menos dos o tres años para entrar en rodaje", insistió, al tiempo que denunció la indefensión en la que se encuentran los municipios, de los que dijo: "No saben qué hacer".

En la misma línea, el decano de Arquitectos de Málaga, Francisco San Martín, admite que las nuevas directrices de la Junta está obligando a los ayuntamientos a "recomponer" sus modelos urbanísticos, una tarea que lleva tiempo. "Se asume que va a haber un cierto retraso, aunque es difícil de aventurar un plazo", añadió, al tiempo que constató "el ambiente de provisionalidad" existente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios