Las propuestas de la CEM a los partidos políticos que concurren a las elecciones

LA Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), como en anteriores ocasiones electorales, ha presentado sus principales demandas de orden empresarial a las distintas fuerzas políticas que concurren a estas elecciones generales y autonómicas.

La primera reflexión que la CEM traslada a los candidatos en estas convocatorias, y dado el contexto económico, no muy favorable, es que necesitamos una economía más competitiva en la que se facilite a las empresas instrumentos para optimizar sus esfuerzos por una mayor productividad, a la vez que las distintas administraciones públicas desarrollan políticas de apoyo a las actividades económicas e inversiones en infraestructuras, tan necesarias para el crecimiento económico.

Otra demanda, reiterada por la CEM desde hace años, es la de reducción de las cargas sociales de las empresas -más altas que la media de los países de la OCDE-, políticas fiscales que fomenten el ahorro, la inversión y la creación de empleo. Estas políticas deben acompañarse de otras que mejoren la educación y la formación profesional, que permitan externalizar la gestión de los servicios públicos y que den prioridad a la innovación y el desarrollo tecnológico, además de asegurar precios competitivos de la energía.

Todo lo anterior debe alentarse desde la exigible y necesaria coordinación entre las Administraciones central, autonómica y municipal. La legítima disparidad política e ideológica no debe materializarse en desacuerdos sobre los principales asuntos que afectan al ciudadano. Málaga necesita lealtad institucional para generar confianza entre los ciudadanos.

Sin duda, la simplificación de trámites administrativos es una demanda ya conocida del empresariado en general, al igual que la desregulación que debe aliviar el peso de las administraciones en la vida económica en beneficio de las iniciativas empresariales y profesionales. En la actualidad, en España se requieren 60 procesos administrativos para constituir una empresa, lo que supone también una media de ocho meses de plazo.

La CEM también ha explicado a las distintas fuerzas políticas de Málaga la necesidad de acortar distancias entre las políticas de formación y las necesidades del mercado, por lo que se reclama una estrategia global que facilite el acceso a un aprendizaje permanente a lo largo de la vida, sobre la base de una oferta integral y flexible de formación.

Aunque hay un acuerdo general sobre la necesidad de fomentar el espíritu emprendedor entre los jóvenes, hay que insistir en la importancia de fortalecer los aspectos socioculturales que incentivan la actividad empresarial, porque de esto depende que la figura del empresario sea cada vez más atractiva para cuantos dudan en crear su propia empresa y emplear a otros en la misma.

Por último, la CEM ha expuesto a los principales partidos políticos con representación en nuestra provincia la necesidad de un gran consenso en las infraestructuras básicas de la provincia y en la ordenación del territorio y los transportes.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios