trinidad hernández. jefa provincial de la dirección general de tráfico

"Me han puesto dos multas por correr y las he pagado"

  • Es partidaria de tomar medidas más duras contra los malos conductores reincidentes

  • Propone un mayor uso de las autopistas para evitar los atascos en el regreso de las playas

Trinidad Hernández, en el interior de la Jefatura de Tráfico. Trinidad Hernández, en el interior de la Jefatura de Tráfico.

Trinidad Hernández, en el interior de la Jefatura de Tráfico. / fotografías: javier albiñana

Trinidad Hernández acaba de cumplir una década al frente de Jefatura de la Dirección General de Tráfico (DGT) en Málaga, que abarca también las provincias de Granada, Jaén y Almería en seguridad vial. Los cambios en el gobierno central, del que depende la DGT, no le han movido del sitio.

-¿Cómo ha conseguido mantenerse diez años en el puesto?

-Lo único que he hecho es ser lo más profesional posible. Soy técnico de Tráfico, me he preparado para este puesto y he tratado de hacerlo con honestidad y siempre me han dicho mis jefes que he obedecido bien. He tratado de no cruzar una línea que pueda hacer que en un futuro no cuenten conmigo.

-¿Qué recuerdo tiene de su llegada a Málaga, de aquellos inicios?

-Estuve un tiempo sin ser jefa y eso fue un caos profesional porque al poco tiempo de mi llegada se descabezó la jefatura con el cese de Luis Lorenzo. Siempre digo que el caparazón de tortuga lo tengo que tener muy gordo y aquello me dio experiencia.

-¿Y cómo era el tráfico en aquella Málaga?

-Recuerdo el caos de circulación cuando llegué en 2004. No existía la hiperronda, ni el tercer carril de El Palo, ni la AP-46. Aún no se había iniciado la crisis y había muchos movimientos de tráfico, con infraestructuras limitadas. A nivel interno estábamos en unas instalaciones deficitarias en la calle Mauricio Moro e iniciando una obra, porque este nuevo edificio se inauguró en el 2008. Después hemos tenido años donde se han unido las buenas o muy nuevas infraestructuras, bajó el número de movimientos de vehículos con la crisis y la DGT dio un cambio importante en la gestión del tráfico.

-¿Y la ciudad?

-Cuando llegue me deprimí, veía un centro desastroso y una ciudad no sé si más sucia. En diez años ha dado un giro importante y ahora está de moda, porque no sólo la ciudad sino la provincia en sí han sabido marcar una hoja de ruta en las prioridades del turismo y lo han hecho bastante bien. Ahora tienen las consecuencias de que también hay mucha gente y no sé eso cómo lo van a gestionar.

-¿Málaga es un punto conflictivo por la alta densidad de tráfico?

-Desde el año pasado hemos notado un repunte en el tráfico y es verdad que tenemos fines de semana con circulación muy intensa, pero todavía no hemos tenido nivel rojo ni negro, sólo uno amarillo, que es mucha intensidad de circulación. Tratamos de informar con las redes sociales, los paneles y el Centro de Gestión de Tráfico, pero es verdad que una de las consecuencias del cambio que ha dado Málaga es que viene mucha gente y eso lo hemos notado. Hay medios alternativos a las vías tradicionales como son las autopistas de peaje AP-46 o la AP-7, en Marbella. Informamos por los paneles de los tiempos de recorrido y la gente es responsable si quiere tardar 45 minutos o irse por la autopista.

-Sin embargo, ¿las autopistas no están teniendo mucho tráfico no?

-Está aumentando el uso de las dos autopistas de peaje que tenemos en la provincia, pero sí que tienen mucha más capacidad. Es indudable que tiene un coste circular por ellas y la gente tiene que sopesar, porque cuando estás en la playa y todo el mundo sale a la misma hora, tardas hora y media en llegar de Marbella a Málaga.

-¿Cómo ha ido la primera gran operación de Tráfico del verano?

-Ha ido bien, lo importante es que no hemos tenido accidentes graves en la provincia . Las operaciones importantes del verano donde más problemas dan es en grandes ciudades como Madrid y Barcelona. Nosotros romos receptores y nuestro principal problema está cuando la gente está aquí, en los trayectos de corto recorrido, el coger el coche entre municipios. Además, cuando hay muchos coches en la carretera es difícil que se produzcan accidentes, porque hay menos fluidez, corren menos. Luego los trayectos de corto recorrido son nuestro caballo de batalla. La zona de Marbella es conflictiva, tenemos atropellos de noche, muchos de ingleses que cuando no van bien se les olvida el sentido de la circulación.

-Las estadísticas de accidentes han ido bajando todos los años

-En Málaga en el 2003 hubo 108 fallecidos en carretera. El descenso de los últimos años ha sido muy significativo y en ello ha sido fundamental el permiso por puntos y la labor de la Guardia Civil y los que trabajamos en el procedimiento sancionador. El año pasado tuvimos 32 fallecidos y este año llevamos 8 más por estas fechas; se ha producido un importante aumento. Pero la parte positiva es que el factor humano sigue siendo fundamental. Tenemos muchas alcoholemias positivas, como en el accidente reciente de Torremolinos, que provocó tres fallecidos.

-Las campañas de prevención han vuelto a las imágenes crudas, a mostrar las consecuencias de los accidentes. ¿Son más efectivas?

-Todo esto va por modas. Y efectivamente después de varias campañas que se pueden considerar blandas, hay que cambiar el sentido. Ahora tenemos la campaña de las bicicletas, que muestra las consecuencias de un accidente, sobre todo lo que deja en las familias. Lo importante es combinar ambos tipos de campañas, porque el ser humano se acostumbra a todo. Tenemos que ir cambiando para intentar llegar a la gente y que la campaña cause un impacto.

-¿Qué está pasando con los accidentes de ciclistas, hay campañas específicas?

-En Málaga tenemos campañas de ciclistas siempre. Los fines de semana las patrullas de la Agrupación de Tráfico y nosotros desde el Centro de Gestión hacemos un especial seguimiento de aquellas vías donde circulan muchos ciclistas. Al margen de esto, desde la DGT se han señalado rutas ciclistas donde podremos bajar la velocidad cuando se produzca una mayor circulación de bicis y hacer una vigilancia especial. Queremos extenderlo a muchas más vías.

-¿Por qué se están produciendo más accidentes, hay más conductas imprudentes?

-Se ha extendido el uso de la bicicleta y eso es muy importante. Queremos que las ciudades sean más habitables y humanas y debemos promocionar esta circulación. Hasta ahí estoy de acuerdo y soy usuaria de la bicicleta. Creo que la inmensa mayoría de los usuarios de bicicleta, sobre todo los que salen a la carretera, están perfectamente preparados, son gente federada que se lo toma con seriedad. Sin embargo, cuando uso la bici y me paro en un semáforo veo que me pasan veinte bicis que no paran, que si uso los pasos peatonales voy al paso del peatón . Creo que si se promociona la bicicleta habrá que enseñar a los usuarios desde el colegio las cuatro normas fundamentales, porque muchos van en sentido contrario, utilizan indistintamente la acera y la calzada, no conocen las ordenanzas municipales o que debes parar en el semáforo en rojo. En las vías interurbanas sí que está comprobado que los accidentes son culpa del conductor del vehículo, porque en muchos el conductor no respeta esa distancia por muchas causas.

-El carné por puntos fue polémico en su inicio pero ¿cree que ha sido efectivo?

-Lleva ya once años y creo que ha sido fundamental en el descenso de la siniestralidad. Pero hay que complementarlo ahora con otras medidas. Los conductores normales ya nos hemos dado cuenta de que no nos quitan el carné y si en algún momento has tenido alguna infracción, te vuelven a dar los puntos con el paso del tiempo porque no eres un infractor habitual. Pero veo reincidentes, gente que pierde los puntos sobre todo por consumo de alcohol y drogas y vuelven a cometer infracciones y habrá que hacer algo. Fíjese si no les vale que algunos siguen conduciendo sin carné.

-¿Qué van a hacer desde la DGT?

-No estoy en esa decisión, pero se está viendo si personas alcohólicas si no deberían tener el carné de conducir, no losé. Ese es el debate y aunque desconozco las medidas, quizás la modificación del permiso de circulación, del código Penal, del carné por puntos. Se ha conseguido identificar a ese grupo de conductores a los que el carné por puntos les da lo mismo.

-¿Conducen mejor las mujeres?

-Sí. Vamos a ver, en la ciudad somos más incumplidoras por dejar el coche en doble fila o en sitios donde no se puede aparcar, porque estamos cargadas de tareas. Dudo que una mujer haga eso para ir a la peluquería; es porque tiene que recoger a los niños o cargar la compra. Pero luego en carretera somos más prudentes y los accidentes más importantes y las víctimas son hombres. Los hombres como que el sentido del riesgo lo tienen, no sé. Yo creo que la mayoría de los hombres se pican al volante.

-Los controles han destapado un gran consumo de drogas y alcohol al volante.

-A mí me sorprende. En Málaga hemos sido pioneros en las pruebas de droga. En cursos de formación que realizamos a agentes , salimos a hacer prácticas a la carretera, y de diez pruebas siete salieron positivas, y por la mañana. Igual estoy un poco anticuada y me sorprendo de lo que consume gente que conduce y hace su vida normal.

-¿Aquí es donde más se recauda y la segunda en número de multas

-Creo que lo que hacemos es trabajar con seriedad y si hay tantos infractores. Yo cuando hay un radar procuro no pasar de la velocidad permitida.

-¿Es partidaria de más dureza en las sanciones?

-De lo que soy partidaria es de que se hagan otras cosas con esos conductores reincidentes, porque a los normales no nos tienen que fastidiar. El año pasado tuve dos infracciones que he pagado, porque en el radar de tramo del túnel de Torrox, por circunstancias personales, me ha pasado dos veces. Lo he pagado porque lo he hecho mal, eso me ha fastidiado y ya verás como no se me olvida que tengo que ir a 100 kilómetros en ese túnel. Habrá que estudiar qué hacer con los conductores reincidentes a los que les da igual la multa o no pagan.

-¿Cuántos reincidentes hay en Málaga?

-Calculo que en torno al 5 por ciento del censo de conductores, que está en torno al millón.

-¿Son suficientes los radares -Tenemos radares de tramo en Mijas, en la A-45 y en Torrox y entre veinte y treinta puntos de control. Nos estamos planteando que los radares sean móviles, gracias al nuevo sistema por telefonía móvil que hace fácil cambiarlos. Por ejemplo, en la autovía de Las Pedrizas la función del radar se ha cumplido y si pudiéramos hacer ese cambio podríamos dejar la señalización actual y poner el radar en otro sitio, pero ahora mismo es complicado. Ahora no sé si son suficientes o no los radares actuales, porque la gente tiene que cumplir con las velocidades de la vía. Además, la política del Gobierno en materia de radares ahora mismo se está estudiando y no se cuál va a ser el resultado.

-¿Estaremos un verano más condenados a las caravanas de regreso de las playas?

-Si, eso seguro, todos los años. Ningún verano, haya crisis o no, hemos dejado de tener ese nivel amarillo de circulación durante los domingos por la tarde. Lo que recomiendo es que la gente se informe y trate de volver de manera escalonada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios