Las raíces de fray Leopoldo

  • El municipio reivindica sus orígenes y se prepara para vivir su beatificación · Paredes, nombres de calles, almanaques y dos monumentos están dedicados a su persona

Comentarios 2

La beatificación de fray Leopoldo de Alpandeire se nota por todas partes en su localidad natal. Sus vecinos se preparan para vivir una intensa jornada en Armilla, donde tendrá lugar el acto este domingo. "Los que no podemos ir estaremos pendientes de la televisión", señala Ana Ruiz, una alpandeireña de 81 años que ha decido no viajar por su edad, aunque el resto de su familia casi toda se desplazará hasta Granada. Su caso no es una excepción. Y es que muchos de los vecinos de mayor edad prefieren quedarse en casa y verlo por la televisión. Otros no quieren ocasionar problemas a la amplia expedición que tiene previsto desplazarse y que completará dos autocares.

Mientras tanto, en todos los corrillos aparece este tema como motivo de comentario y la mayoría coinciden en reivindicar el origen de fray Leopoldo. "Todo el mundo tiene que saber que nació aquí y no en Granada, como creen muchos de sus devotos", asegura Nieves Hiraldo, una vecina que regenta una pequeña tienda de comestibles donde se pueden ver varios carteles anunciando la beatificación. Además, se lamenta que hasta ahora pocos se hayan preocupado de difundir este hecho. Y es que son miles de personas las que peregrinan cada año a la capital granadina para visitar la tumba con sus restos.

Nada más pisar la localidad ya queda claro quién es el vecino más conocido. Las alusiones a Fray Leopoldo se encuentran por todos los rincones. Paredes, nombres de calles, almanaques, cerámicas y dos monumentos dedicados a su persona. Pero si en algún lugar está presente este próximo beato es en las casas del municipio. Rara es la vivienda donde no existe un pequeño rincón dedicado, que suele estar formado por una imagen y algunas flores, teniendo un lugar preferente en los hogares. Es el caso de Juan Díaz y Ana Ruiz, dos vecinos que tienen su imagen en el salón junto a las fotografías de sus hijos y nietos. Precisamente, esta mujer tuvo la oportunidad de conocerle cuando todavía tenía pocos años, y recuerda cómo iba a buscarlo al barrio bajo con su hermana. "Queríamos verle con su hábito y las barbas blancas y siempre nos regalaba unos caramelitos", recuerda Ana, que no duda en elogiar la labor caritativa que hizo durante muchos años en la localidad. "Se quedaba sin comer para dárselo al que le hacía falta, porque sólo se dedicaba a trabajar para ayudar a los demás", afirma.

Pero si hay un caso particular relacionado con la inminente beatificación es el de Mari Carmen Sánchez, que hace más de cuarenta años que se marcho a Navarra con su familia, aunque cada año vuelve a su pueblo natal y sigue teniendo una gran devoción por fray Leopoldo. Además, ha llevado su labor hasta las tierras del norte de España, que ya conocen a la perfección su historia y que cada año aumentan sus peticiones para que les lleve estampas y recuerdos con su imagen. Este año no ha dudado en modificar sus vacaciones y quedarse más días para poder estar presente en el acto de beatificación, aunque no estará sola porque sus hermanos, Isabel, Antonia y José, también se desplazan desde tierras navarras para asistir al mismo. "Siempre hemos conservado la devoción por Fray Leopoldo", asegura esta emigrante, que se sigue sintiendo de su pueblo y que también reivindica que se conozca dónde nació este fraile capuchino.

Precisamente, muchos coinciden en comentar este hecho. Creen que si este hecho se difunde mucho más fray Leopoldo podría realizar su última labor caritativa con su localidad. Y es que se convertiría en un referente para sus devotos, que peregrinan a cualquier lugar que está relacionado con su vida. De hecho, en esta localidad se puede visitar su casa natal, varias estatuas dedicadas a su persona y se está construyendo una ermita en su honor. "Es una lástima que no se haya hecho antes", explicaba otra vecina, que cree podría ayudar mucho al pueblo el dar a conocer su verdadero lugar de nacimiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios