Las raíces del vino

El municipio malagueño de Moclinejo reunió ayer a más de 6.000 personas, entre visitantes y vecinos, para la celebración de la décima edición de su Fiesta de Viñeros, en la que el vicepresidente primero de la Diputación de Málaga, Francisco Fernández España, fue el pregonero. La Fiesta de Viñeros de Moclinejo rinde homenaje a las raíces de esta localidad de la Axarquía, a las mujeres y hombres que trabajan en el cultivo de la vid y a la elaboración del vino moscatel que tanto caracteriza a esta villa, según explicaron desde el ente supramunicipal.

Como cada año, los numerosos visitantes que se dieron cita en las calles del municipio pudieron disfrutar de distintas degustaciones de vino, gazpacho, uvas, paella, roscos de vino además de un desayuno molinero tradicional por la mañana, consistente en pan, aceite y uvas.

El presidente de la Diputación, Salvador Pendón, acudió a la cita junto a Fernández España; al alcalde de la localidad, Antonio López, a la delegada de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta de Andalucía, Pilar Serrano; y a la de Agricultura y Pesca, Mónica Bermúdez, así como representantes municipales y de otras localidades. En el pregón, Fernández España homenajeó a la gente del campo, "a su intenso trabajo durante tantos años y a un pueblo que ha sabido evolucionar sin olvidar sus raíces". Asimismo, alabó la labor y el esfuerzo del alcalde de la localidad y de su equipo de gobierno para dotar al municipio de modernas infraestructuras y equipamientos.

Tras el pregón, se hizo entrega de los Premios Moscatel 2010. Así, el galardón 'Moscatel de Andalucía' recayó en la delegada provincial de Innovación, Ciencia y Empresa y fue entregado por Pendón; mientras que el premio de Málaga fue para la residencia de gravemente afectados 'La Milagrosa'. Asimismo, fueron galardonados el coro rociero 'Aires de Axarquía' de Moclinejo con el 'Premio Especial' por su contribución a la promoción del folclore en la provincia y el Premio Moscatel Moclinejo recayó en José Roldán Lisbona, mientras que el Moscatel Valdés fue para Antonio Pérez Escaño. Por otra parte, también se organizaron unas Jornadas de Puertas Abiertas en el Museo-Bodega, perteneciente a la familia de Antonio Muñoz Cabrera, que dispone de numerosos reconocimientos a nivel internacional; un zoco de productos típicos y artesanales; y una visita guiada al centro de Estudios de la Pasa y Vino Moscatel.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios