Un 'rappel' para abrir nuevos caminos

  • Las actividades al aire libre que simulan situaciones empresariales a través de juegos se abren paso en la formación de ejecutivos para mejorar el liderazgo, la comunicación y el trabajo en grupo

Los pies se aferran al suelo, las rodillas permanecen rígidas y la espalda paralizada. Sólo cuando el cerebro asuma el control y maneje tendones y músculos como si fueran las riendas de una diligencia se producirá el salto al vacío. Entonces vendrá la descarga de adrenalina y la euforia: he sido capaz. El proceso que sufre un novato ante un rappel es equiparable al que vive un directivo cuando afronta un escenario complicado y tiene que gestionar cambios. Primero debe vencer el inmovilismo para tomar las riendas y cambiar de actitud.

Este es un ejercicio común en los programas de outdoor training para ejecutivos que organiza Informa Consultores, una de las pocas empresas de Andalucía especializadas en reproducir situaciones empresariales a través de actividades al aire libre. El fundador de esta firma, Jesús Molina, conoció esta metodología de formación de mandos directivos a comienzos de la década de 2000 durante una estancia en Chicago, aunque el sistema pedagógico, hasta ahora circunscrito a grandes multinacionales, tiene ya sus años. Durante la II Guerra Mundial el ejército nazi bombardeaba el Mar del Norte para tratar de cortar la línea de suministros al frente aliado. Numerosos barcos británicos resultaron hundidos y sus marineros a la deriva en aquellas aguas gélidas. Entonces descubrieron que, contra toda lógica, sobrevivían más náufragos mayores que jóvenes. Tenían más éxito aquellos que a lo largo de su vida habían afrontado más penalidades, o sea, los que "por su formación experiencial asumían la situación como una dificultad más en la vida", resume Jesús Molina.

A partir de ahí el psicopedagogo alemán Kurt Kant, exiliado en el Reino Unido por sus ideas innovadoras en el campo del aprendizaje a través de la experiencia, comenzó a esbozar esta metodología. Jesús Molina calcula que desde que fundó su empresa en 2003 ha formado a cerca de un millar de directivos y cuadros medios de empresas andaluzas y nacionales. Por sus cursos han pasado desde los trabajadores del servicio de posventa de los talleres de Mercedes, hasta ejecutivos de cadenas hoteleras como Accor, Eurostar, Posadas o Silken o de promotoras inmobiliarias.

"Una compañía nos planteó la necesidad de hacerles ver a sus directivos que había llegado el momento de salir a la calle porque ya no es posible vender esperando a los clientes tras el mostrador". En este supuesto una de las actividades que se propuso fue una carrera de orientación. El grupo tenía que recorrer un camino pasando por cinco hitos, en cada uno de los cuales hallaba las claves para alcanzar el siguiente objetivo. "En este caso hay que decidir por dónde va y dirigir al equipo". El proceso permite observar el liderazgo de los miembros del grupo, su capacidad para comunicarse, trabajar juntos y motivarse.

En definitiva, es una herramienta que proporciona a la empresa elementos para mejorar su gestión del talento y descubrir nuevas capacidades entre los directivos en un ambiente de desinhibido. También puede ser útil para alinear los objetivos profesionales y personales con los estratégicos de las compañías. Uno de los elementos esenciales del programa es el feed back o reflexión posterior. En esa fase se analizan los comportamientos y actitudes que se han adoptado en los momentos complicados y a partir de ahí es cuando la empresa "puede tomar decisiones basadas en el talento de sus directivos y determinar cómo tiene que distribuir esas capacidades en su empresa", mientras que el ejecutivo "toma conciencia de su situación en la compañía".

"Se saca a los mandos de su entorno y se les da otro punto de vista que les permite ser más objetivos", indica el director de Informa Consultores, quien afirma que este sistema también ha dado buenos resultados para afrontar problemas de comunicación, liderazgo o delegación entre departamentos: "Estar en el campo, compartir una actividad al aire libre, cooperar en un mismo objetivo y lograr un reto juntos hace que se sientan mejor".

De hecho, las iniciativas de outdoor training tratan también de fomentar los valores emocionales en estas actividades y, por ejemplo, Informa Consultores obliga a todos los participantes a llevar comida elaborada por ellos para compartir, porque "cuando pones tu esfuerzo y tu tiempo en los demás, cuando eres hospitalario es mucho más fácil entenderse".

La metodología es aplicable al conjunto de la empresa y con objetivos diversos. En este sentido, entre los días 15 y 17 de marzo directivos de 40 empresas andaluzas afrontarán un programa, patrocinado por Turismo Andaluz, con el doble objetivo de desarrollar habilidades directivas y promover el sector de los incentivos. En este caso, las actividades no se desarrollarán en el monte, sino en un hotel "con dinámicas que supongan un reto para los participantes, que deberán competir por conseguir determinados logros".

En 2008 este sistema también se puso en marcha, por encargo del Patronato de Turismo, con 150 miembros de touroperadores turísticos para imbuirlos de los valores de Andalucía. En aquella ocasión se plantearon actividades a través de cinco escenarios en los que asistían a espectáculos flamencos, catas de aceite, elaboraban un gazpacho, tocaban percusión y pintaban un cuadro.

Otra de las líneas que Jesús Molina, profesor asociado del Departamento de Economía y Administración de Empresas de la Universidad de Málaga, ha abierto al outdoor training es la formación. En abril abordará un programa de estas características con ochenta alumnos de la Facultad de Económicas y también lo desarrolla con los estudiantes que siguen los másteres de Marketing y SAP. Además, ha aplicado esta metodología en las maestrías que imparten las escuelas de negocios EADE y Esesa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios